El Retrato de Dorian Gray: La accidental crítica de Wilde a Nietzsche

Friedrich Nietzsche, uno de los filósofos más destacados de la historia no tanto por la creencia en su filosofia sino más bien por la audacia de sus sentencias, defendió un ideal de hombre, al que llamó superhombre, en una compleja y hábil filosofía.
El superhombre, traducido del alemán übermensch, se entiende como la culminación de la evolución humana que alcanza un ser autónomo que se rige por sus propios valores y sin limitaciones, un ser que potencia la vida en todas sus dimensiones obrando en cada momento a sabiendas que cada momento tiene un valor absoluto que se repetirá eternamente.
La filosofía de Nietzsche es cuanto menos atractiva, tanto por su argumentación como por su invitación a una vida de plenitud o como bien decía antes por la audacia de sus afirmaciones.
De todos modo se hace evidente que la filosofía del alemán puede resultar dañina tanto para el individuo que la práctica como para los que puedan vivir a su alrededor aunque siempre resulta difícil demostrarlo.

Para defender esta filosofía hay que creer en el ideal del eterno retorno, recogido de las concepciones circulares del tiempo del mundo griego, ya que éste da ese valor absoluto al tiempo que comprende la vida rechazando cualquier esperanza supraterrenal en la que el hombre se vea juzgado, castigado o recompensado por sus actos. No obstante una obra literaria nos demuestra que no puede ser tan sencillo y puede ser su argumento un argumento más que válido para rebatir la filosofía del interesantísimo Friedrich Nietzsche.

La obra a la que me refiero es El retrato de Dorian Gray, del inglés Oscar Wilde. La novela narra la historia de un joven , Dorian Gray, que admirado por su belleza reflejada en un cuadro “vende su alma al diablo”, conservando su apariencia mientras que su retrato envejece por él. Así el joven Dorian cautivado por la visión del mundo de un lord inglés, Henry Wotton, y aprovechando su suerte se lanza a una vida sin límites marcada por el libertinaje y la perversión, pecados que tan solo se verán reflejados en su retrato.
La novela ha llegado a mí a través de la adaptación cinematográfica del director Oliver Parquer y aunque soy consciente de que se aleja ligeramente del argumento de Wilde, creo que tanto la novela como la adaptación a la gran pantalla transmiten un mismo mensaje del cual se puede extraer una convincente crítica a la filosofía de Nietzsche.

Si contemplamos la obra con perspectiva se puede entender el fenómeno del retrato como la idea del eterno retorno, ya que el conocimiento de las consecuencias de ambas son lo que permiten al individuo ejercer su total libertad a través de su propia moralidad sin temor a consecuencias. De este modo Dorian Gray sería el Superhombre y Lord Henry Watton podría ser tanto Zaratrusta, el personaje literario de Nietzsche quien profetiza el modo de vida del superhombre, como el propio Nietzsche que pretende guiar al hombre llevándolo al superhombre.
La relación entre Lord Henry y Friedrich Nietzsche me parece destacable sobre todo por lo que hace el contenido de los consejos del primero a Dorian Gray y por la audacia y seguridad con la que los hace.

La moraleja de la historia, la cual cada uno puede entenderla de distinto modo, desde mi punto de vista da a entender que todos nuestros actos tienen consecuencias y que pretender vivir una vida sin límites, sin tener en cuenta a los demás y sin creer en unos valores fijos no puede potenciar nunca nuestra vida, sino más bien degradarla y convertirla en un sinsentido. No obstante la historia da que reflexionar y cada uno puede hacer su propia interpretación.
Sea como sea, a mi me parece que puede desprender una más que convincente crítica a las concepciones del filósofo alemán.

¿Existe algún enlace entre Wilde y Nietzsche?¿Entró en contacto el inglés con la filosofía del alemán? Algún estudioso de la obra de Wilde podría aclarárnoslo pero desde mi punto de vista hay muchos enlaces entre estos dos genios. Les une su estudio por la literatura clásica, coincidieron temporalmente(casualmente murieron el mismo año, 1900) y a ambos se les considera miembros del movimiento literario modernista, Nietzsche como precursor del vitalismo y Wilde como exponente del decadentismo.
Así mismo el mayor auge de la obra de Nietzsche se da entre los años 1885 y 1890, precisamente los años en que Wilde debió de escribir El retrato de Dorian Gray ya que ésta fue publicada en 1990 por primera vez. ¿Podríamos estar en lo cierto?¿Fue esa la intención de Wilde?
No lo sabemos. La novela siempre ha sido entendida como una crítica a la decadente sociedad londinense de la época victoriana y a los corrientes hedonistas que tanto cautivaban en esa época.
Sea como sea, intencionado o no, la novela resulta un espléndido ejemplo para refutar la filosofía del pensador alemán.

De este modo, aunque en algunos aspectos no resulte del todo fiel a la novela, recomiendo la película de Oliver Parquer para apreciar lo que en mi modo de ver puede ser una perfecta crítica a la filosofía del pensador alemán Friedrich Nietzsche.

Trailer de la película:
http://www.youtube.com/watch?v=CeZHwSzc_W4&feature=related

Descarga de la película:
http://www.megaupload.com/?s=seriesyonkis&d=DVL6JKZQ&confirmed=1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s