El Origen al rescate de Freud y Descartes

No cabe duda de que el mundo onírico es uno de los mundos más misteriosos y paradójicamente el que más a su alcance tiene nuestra mente para descubrir. Precisamente en torno a este enigmático y a la vez tan conocido mundo, el de los sueños, gira la película de la que todo el mundo habla, “El Origen”.

Está película dirigida por Christopher Nolan y protagonizada por Leonardo DiCaprio fusiona con mucha habilidad el inquietante mundo de los sueños con un espectacular montaje escenográfico plagado de unos sobresalientes efectos especiales en una película de ciencia-ficción que deja tal vez un pequeño hueco para la reflexión. Este film explica el trabajo más importante encargado al ladrón de secretos Dom Cobb, interpretado por DiCaprio. Una misión que consiste en adentrarse en el subconsciente de un joven empresario mediante la plena sumersión en el mundo de los sueños teniendo como mayor riesgo la posibilidad de no volver a ser capaces de distinguir entre lo real y lo onírico.

De este modo esta película no hace sino volver a recuperar las inquietudes de algunos filósofos que se plantearon la dificultad de distinguir el mundo real del de los sueños y es que la filosofía es y ha sido siempre una fuente de inspiración para el mundo del séptimo arte y más concretamente de la ciencia-ficción.
En 1999 llegó una de las muestras más claras de la relación entre ciencia-ficción y cine de la mano de los hermanos Larry y Andy Wachowski con la primera entrega de la trilogía “Matrix” que no resulta ser más que una adaptación del famosísimo Mito de la Caverna de Platón a un contexto futurista y marcado por la alta tecnología pero que al fin y al cabo no hace otra cosa que adentrarse en la preocupación de descubrir la auténtica realidad, de liberar los presos del mundo sensible o mundo Matrix para acceder al mundo real.

Christopher Nolan en El Origen no se conforma con hacernos dudar durante los 148 minutos que dura la película de cuál es la auténtica realidad sino que va mucho más allá y se adentra por completo en el mundo de los sueños un mundo que siempre ha logrado ser un argumento que desautoriza al mundo real de su principal atributo: la realidad.
El protagonismo que toma el mundo onírico en la duda de la existencia del mundo real se remonta en la filosofía cartesiana y es que fue el propio René Descartes, uno de los mayores exponentes del racionalismo, quien como principal argumento para desconfiar de los sentidos y en consecuencia del mundo real argumentó que el mundo de los sueños sin ser real era prácticamente indistinguible del mundo real. Posteriormente como bien es sabido es el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, que cogiendo de la manera más firme después de los intentos de Schopenhauer o Nietzche las riendas del estudio del subconsciente se sumerge en el estudio de los sueños y en su relación directa con el subconsciente [preconsciente propiamente dicho por el filósofo austríaco], origen según el psicoanalista del mundo de los sueños que no resulta ser más que una proyección de éste. Precisamente en este punto es donde interviene Christopher Nolan con “El Origen” ya que el film se centra en el mundo onírico como camino para llegar a las ideas más sumergidas del subconsciente.

Por lo tanto no cabe duda que este film inspirado, como tantos otros, en dudas filosóficas centra el argumento de la trama en las teorías del pensador, filósofo y padre del psicoanálisis Sigmund Freud aunque utiliza como gancho y principal atractivo la inquietud que despierta la imposibilidad de diferenciar de manera absoluta y clara el mundo real del mundo de los sueños, argumento y tema desenfundado por el mismísimo Descartes.

La película finalmente ofrece un final enigmático que aunque muchos consideren abierto no resulta ser más que un final alternativo que deja escoger al espectador el final que quiera y la posibilidad de cerrar o no la trama.

Trailer de la película:
http://www.youtube.com/watch?v=RV9L7ui9Cn8

Película completa:
http://www.megaupload.com/?d=B9VDQQY9
http://www.megaupload.com/?d=YMF4V742

Anuncios

3 comentarios en “El Origen al rescate de Freud y Descartes

  1. Realmente estoy fascinado con el tema a explicar señor Cortés. Es muy interesante esta misteriosa conexión entre el mundo onírico y nuestro mundo tridimensional, palpable o “real” como otros llaman. Estoy totalmente de acuerdo en su relación de las creencias de Freud y Descartes (a pesar de que tuvieran opiniones discutibles sobre según que temas) y creo que este film transmite bastante bien su intención de hacer pensar al público.
    Antes nombre a nuestro mundo como “el mundo tridimensional” y creo que la realidad va más allá de lo palpable. El mundo onírico, nuestro subconsciente, va mucho más allá. Hay sueños con los que podemos “ver el futuro”, muchas veces realmente nuestros sueños son un entremezclado de las experiencias que hemos tenido durante el día, muchas veces incluso pensamos que no soñamos, aunque realmente siempre soñamos, lo que puede pasar es que no nos acordemos. Por ejemplo en el film sale una escena que taqmbién habla sobre esto, “¿nos acordamos como empiezan los sueños?” o “¿que estábamos soñando antes de llegar a la parte que estamos viviendo?”.
    Es un tema fascinante.
    Realmente me ha gustado su relación señor Cortés. Aunque parece ser que siempre queda jugo que extraerle, verdad? Muchas veces no nos quedamos satisfechos con lo que decimos y siempre encontramos algo más que sacar.
    Un saludo muy cordial.
    Cristian

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s