José contra Josep, la liga es cosa de dos

Mercado estival cerrado, primera jornada de liga jugada y después de este parón liguero con motivo de las citas internacionales –recordemos la derrota de España por 4-1 frente a la Argentina de Messi, por suerte en partido amistoso- sigue nuestra flamante liga de las estrellas y después un año parece que las cosas no han cambiado. La liga sigue siendo de dos, aunque este año muy lejos de depender de dos clubes va a depender de la astucia y la habilidad de dos hombre, Mourinho y Pep Guardiola.

Mourinho es un hombre tenaz, directo y confiado en lo personal, aunque su principal virtud es la astucia y su principal pecado la prepotencia. Un nada despreciable palmarés, con dos Champions entre muchas otras, le avala. Sin embargo, su juego, aunque no se puede comparar al catenaccio de Capello o a los defensivos esquemas de Clemente, no destaca por brillantez. En los esquemas de Mou no entra el “joga bonito” o el “tiki-taka”, el portugués sabe que a final de temporada lo que importan son los títulos y que por muy sombrío que haya resultado el juego en muchos partidos al final seguir sumando al palmarés es lo que importa. Así, el entrenador portugués apuesta por un equipo seguro en defensa, donde la calidad de los cracks no suma solo al ataque sino también a la defensa y donde la defensa se deja la piel por no encajar un gol a sabiendas de con la calidad de los cracks el gol más tarde o más temprano llegará.

Pep es un hombre discreto y reflexivo, filosofo le llaman algunos –y no me refiero al “bueno” de Zlatan- su mayor cualidad sin duda es la prudencia y su error más destacado se llama Ibrahimovic.
El de Santpedor es el entrenador de los records, el único entrenador de la historia que ha conseguido 6 títulos en un mismo año y mucho más valor tiene el hecho de que sea un hombre de la casa de toda la vida. Como heredero de Cruyff, apuesta siempre por un juego de toque y de posesión, un juego que se ha puesto de moda por los méritos que ha supuesto tanto en el Barça como en la selección nacional y que recuerda más al Futbol Sala que a cualquier otra cosa. Con una fe ciega en sus jugadores y una plena confianza en los jugadores que va subiendo del filial, el catalán tiene poco trabajo, sencillamente tiene que recordar la filosofía que les caracteriza y dejar que sus jugadores deleiten al público, con un fútbol tan rodado y perfecto el gol tarde o temprano siempre acaba llegando.

La primera jornada dejo claro el estilo de ambos, el Barça fue de menos a más ante el Racing aunque la calidad de sus jugadores sirvió para materializar rápidamente las ocasiones desmotivando a un Racing valiente que no se mereció semejante derrota. Por su parte el Madrid no pudo pasar del empate a 0-0 en el Iberostar Estadi, ante un Mallorca muy trabajador y luchador en el que destacó por encima de todos el meta israelí Dudu Aouate. El Madrid tuvo muchas ocasiones, mucha posesión, pero su juego ni gustó, ni convenció ni al final sirvió para nada más que para llevarse un más que cuestionable punto de las Islas y es que aunque como dicen algunos por ocasiones el Madrid se mereció vencer en Mallorca, un equipo de la talla del Madrid si no logra materializar un sola ocasión en 90 minutos ante un equipo como el Mallorca es que no se merece vencer.

Pep sabe bien que su estilo funciona en España y sus éxitos son prueba de ello, sin embargo Mourinho se ha dado cuenta que en un equipo como el Madrid y en una liga como la española su juego de salvar los muebles primero y atacar después puede ser una apuesta más que arriesgada y es que aquí cada dos puntos menos son dos puntos que vuelan a Barcelona. Además, el público del Bernabéu y la afición Madridista en general son un público exigente que ansia después de muchos años el volver a ver espectáculo, un espectáculo que no practican los blancos desde la marcha de Zidane. No obstante Mourinho también sabe que la misma prensa que le ha traído a Madrid le sigue apoyando y que ésta precisamente no espera ver espectáculo sino que sencillamente se conforma con ver ganar al Madrid para tener un bonito titular que ofrecer.

No es como se empieza sino como se acaba sin duda y buen ejemplo de ello es el papel de nuestra selección en el mundial, pero por como ha empezado, y no me remito a los resultados, un año más la liga pinta blaugrana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s