Rubalcaba cae presumiendo de oratoria

El cara a cara entre los dos principales aspirantes a la presidencia acabó. Aunque muchos lo llegaran a llamar decisivo, lo que todo el mundo tenía claro es que su transcendencia sería prácticamente nula. Sin embargo, sorprendió en el sentido en que vimos un debate muy activo, muy intenso, donde se escucharon propuestas por uno y otro lado, críticas con fundamento e incluso alguna que otra salida de tono, vamos, de esos a los que no estamos acostumbrados en nuestro país aunque parezca mentira. Eso supone subir el nivel intelectual de la política así como consecuentemente mejorar la calidad democrática, dando respuestas a la ciudadanía. Por supuesto, no obstante, eso importa poco, y al final lo que la gente se pregunta es ¿Quién ha ganado?
Sin duda, Alfredo Pérez Rubalcaba. Aunque es cierto que perdió las formas en algún momento y que en la primera parte del debate la sombra de Zapatero no dejaba de acosarle -hasta el punto de que Mariano Rajoy lo confundiera- la oratoria y picardía del candidato socialista rompieron por completo la estrategia de Rajoy en cada uno de los bloques.
En el primer bloque Rubalcaba encontró el hueco con las propuestas respecto a PYMES insistiendo en ello una y otra vez y pese a que Rajoy no respondió si saldrían éstas de la negociación colectiva, reservó para el final un paquete de medidas referentes a ellas que llegaron distorsionadas por un inteligente corte de Rubalcaba. Ahí Rubalcaba destrozó la estrategía de Rajoy. El popular se olvidó del formato abierto del debate y su presentación de propuestas quedó muy deslucida.
El segundo bloque Rajoy lo tenía preparado como una defensa de sus propuestas en educación y una crítica a la gestión de pensiones. Sin embargo, Rubalcaba apostó por criticar la ausencia de propuestas populares en financiación de la sanidad y salió muy airoso en cuanto a la defensa de la gestión socialista de las pensiones, otra vez destrozando la estrategia del líder popular.
Al final, con esos dos bloques en el bolsillo, Rubalcaba solo tuvo que buscar la cara más conservadora de Rajoy para sellar su victoria en el debate.
Rubalcaba se impuso sin duda por oratoria, aunque a lo largo del debate le persiguió demasiado la gestión de los últimos 8 años que Rajoy supo poner sobre la mesa. No obstante, la gran distancia que separaba y separa a uno y otro en las encuestas convierten la victoria dialéctica en insignificante y al final Mariano Rajoy sale más que airoso de este debate que no era más que puro trámite. En definitiva, en el contexto de la campaña, Rubalcaba cae presumiendo de oratoria.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s