Pasos cortos, pero pasos al fin y al cabo

La cumbre del Consejo Europeo acabó. Más allá de la marginación explícita de Reino Unido por su actitud reticente a una unión fiscal en aras de no perjudicar sus finanzas, la cumbre ha decidido cual será el futuro más inmediato de Europa, asentando algunos pilares sólidos e inamovibles y dejando abierta la puerta a futuros pasos.
Al final, de las dos propuestas que había sobre la mesa, la del presidente del Consejo de Europa, Herman Van Rompuy, y la del eje francoalemán, de Sarkozy y Merkel; surgió un acuerdo a caballo entre ambas. Hay que decir que desde un principio ambas propuestas compartían muchos puntos, sobre todo por lo que respecta a las exigencias, como eran los pactos de estabilidad, la regla de oro o las sanciones automáticas. Los puntos de divergencia eran principalmente las contrapartidas. Alemania y Francia se veían reticentes a ceder más poder a Europa, a cambiar el papel del BCE para que pudiera comprar más deuda soberana, a aumentar el fondo de rescate o a la emisión de Eurobonos. Con la mayoría de los populares europeos apoyando a Van Rompuy pero a sabiendas que Alemania no pasaría, de momento, por el aro de los eurobonos y con el presidente del BCE, Mario Draghi, cambiando de posición sobre la compra de deuda y alineándose con Merkel, los acuerdos se preveían en algunos puntos peliagudos.
Finalmente, el acuerdo definitivo ha contado con el apoyo de 26 de los 27 estados miembro, más el apoyo de Croacia como futuro miembro. La regla de oro y las sanciones automáticas han sido los puntos de más consenso como al final también lo ha sido establecer un techo de gasto público del 60% del PIB. El Plan Van Rompuy se ha impuesto en la parte en que Bruselas recibirá más poder y la Comisión Europea tendrá un papel clave y en el refuerzo del Mecanismo de Estabilidad (MEDE) y del FMI. Sin embargo el plan francoalemán ha logrado frenar por el momento la emisión de eurobonos así como un nuevo papel del BCE.
La unión fiscal a la que equivalen las nuevas medidas, a parte del portazo de los británicos, movidos más por la presión de los euroescépticos que no por convicción, supone pasos importantes en la construcción europea, aunque no por ello definitivos. De momento habrá que continuar con una Europa de las naciones que corrige algunos de los errores que la han llevado a la situación actual, pero se coloca en un camino con un gran margen para avanzar y mejorar hacia una Europa más federal y solidaria. Según el primer ministro italiano, Mario Monti, se ha avanzado en la negociación por los eurobonos, lo que supondría un paso de gigante en la unión financiera que respaldaría la, ahora reforzada, unión monetaria.
España con los deberes hechos
Si el punto al que más se ha dado importancia y en torno al cual más consenso había era la Regla de Oro, España es de los pocos países, junto a Alemania, Italia y Polonia, que puede presumir de haber asumido ya la Regla de Oro. El límite de deuda en la Constitución, equivale a corregir un error que ha llevado a España a la situación actual, la dependencia de los mercados. Sólo siendo rigurosos, como desde hace semanas la Constitución exige, se podrá aparcar esa dependencia saneando las cuentas que son de todos. Una regla que fue aprobada de manera constitucional y democrática, pese a lo que algunos se empeñen en decir. En todo caso, con la regla de oro ya asumida, España sabe que ya cumple con una de las exigencias de la nueva Europa.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s