Hauríem de fer un pensament

Pobre Consellera Castro. Meses y meses invirtiendo sus energías en negar la intención del copago sanitario frente a las acusaciones de los partidos de la oposición en el Parlament, para que ahora el vicepresidente económico de su propio ejecutivo, Pep Ignasi Aguiló, la contradiga en público sin descartar la introducción de la medida a largo plazo. Lo peor, para la consellera, es que el vicepresidente Aguiló no es la primera voz que surge en defensa de una posible introducción del copago. Recientemente era el propio director del IB-Salut, Juan José Bestard, el que hacía lo propio en un artículo de su blog mediante el cual defendía su necesidad para garantizar la viabilidad del sistema sanitario. De este modo, lo que vemos es que el debate del copago está vivo en el propio seno del Partido Popular, por lo menos en Baleares.

No es de extrañar que pueda existir tal debate, incluso dentro de un mismo partido, y es que la financiación de la sanidad, área a la que va dirigida la mayor partida presupuestaria con un 35’45% del total del presupuesto, es un debate que exige conclusiones y soluciones urgentes. A medida que va pasando el tiempo la sanidad exige más y más ingresos, y es que los costosos avances médicos así como el creciente número de usuarios son factores ineludibles y que deben saber costearse. El copago, que no es un sistema de financiación tan extraño, pues nadie se sorprende por pagar al utilizar el transporte público, supondría una nueva fuente de ingresos para el sistema sanitario, que por bajo que fuera el coste, por su elevado numero de usuarios, lograría una significante aportación a su presupuesto. Además, otro de los factores que cabe tener en cuenta es que con el copago se podría evitar el abuso de un bien público como es la sanidad, que por su gratuidad atrae un gran número de usuarios que no necesitan siempre de atención sanitaria. De este modo, reduciendo el abuso de los servicios y encontrando una nueva vía de ingresos, se descongestionarían unos servicios sobrecargados y se daría una viabilidad económica que permitiría un sistema sostenible.
Naturalmente, exigir dinero por un servicio básico y primario en el estado del bienestar puede sonar violento, pero no por ello aparcarse el debate. Es un tema que vale la pena estudiar, para encontrar la mejor manera de aplicarlo. La sostenibilidad y eficiencia de la sanidad es un tema que debe preocupar, y mucho, a la ciudadanía tanto por la necesidad que representa la sanidad como por la cantidad de dinero público que con ello hay en juego. Así, el copago es un debate del que hay que hablar y por supuesto no descartarlo sin más. Como se dice en buen mallorquín, hauríem de fer un pensament.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s