Un debate de fiesta

“Los ciudadanos se alegrarán de verles tan contentos” decía el presidente del Parlament a los diputados para poner fin al primer día de debate de presupuestos en la cámara Balear. Y es que la Sala de las Cariátides se vaciaba con los diputados riendo, bromeando, aplaudiendo y rozando el estado de júbilo. Todos, sin excepción, gobernantes y oposición por igual. “Galmés se ha ganado a pulso que lo invitemos a nuestra fiesta” bromeaba por los pasillos mientras se dirigía a la salida la portavoz socialista, Francina Armengol. Y es que el joven diputado popular remató un pleno “tragicómico”, como definía el también diputado popular Toni Camps al discurso de la econacionalista Juana Lluïsa Macaró a primeras horas de la mañana.

Las primeras horas del debate presupuestario se centraron en la legalidad de los presupuestos. El grupo socialista defendía que la partida destinada al pago de deuda excedía el límite legal permitido por más de un 2% mientras que el grupo popular recordaba que la ilegalidad había sido no presentar un proyecto de presupuestos el curso anterior, y no sólo lo recordaba en la tribuna sino que también hacía lo propio el diputado Fernando Rubio a través de twitter. Y es que no se puede obviar que desde el último debate de presupuestos la tecnología se ha hecho un importante hueco en la cámara balear, inundada por tabletas, smartphones y netbooks que permiten a diputados de todos los grupos comentar cada jugada por twitter. Las enmiendas de la mañana sobre la totalidad de los presupuestos y sobre las partidas de Presidencia hicieron girar el debate en torno a temas como la tarjeta sanitaria, la supresión del Servicio de Atención al Usuario del Sistema Sanitario, la financiación de IB3, el presupuesto del gabinete del presidente Bauzá o la obtención del Fondo de Competitividad. Con la llegada de las votaciones no hubo sorpresas y se siguió el guión que se preveía, salvo por la aprobación del grupo popular de dos enmiendas de la oposición, que al ser anunciadas motivaron los irónicos aplausos y un sonoro “¡Bien!” del estrado de la oposición, y por la errónea votación del socialista ibicenco, Xicu Tarrés, que se alineó por despiste con la votación del Grupo Popular.
Pero la “fiesta” no llegaría hasta la tarde, hasta después de comer. Aunque la sesión se inició con tranquilidad y marcada por la pausada voz de la socialista Joana Barceló hablando sobre turismo tuvo que ser ¿Quién si no que el conseller de la misma área? Carlos Delgado, el que iniciara el que iba a ser el hilo conductor de lo que quedaba de debate, acuñando el concepto de “fiesta” para referirse al “despilfarro” del anterior ejecutivo. El Conseller de Turismo presentó un fajo de entradas de la casa-museo Can Prunera, para denunciar el pago por 15.000 entradas que se estaban “pudriendo” en el edificio de la Conselleria de Turismo y ejemplificar lo que había sido la mala gestión del Govern del Pacte. La diputada popular Lourdes Bosch insistió en la “fiesta” a lo que Joana Barceló contraatacó atribuyendo esa “fiesta” al ejecutivo de Jaume Matas. “Nóos, Kournikova, Douglas, el equipo ciclista, todo esto es suyo” replicó la exconsellera de turismo a la bancada popular. Mascaró hizo lo mismo recordando la “lata de colacao” y ante los abucheos de los populares espetó: “Cada vez que me hablen de ‘fiesta’ les sacaré la lata de colacao y el equipo ciclista de Urdangarín”. Con el rechazo de todas las enmiendas en la partida presupuestaria de la Conselleria de Turismo y Deportes se inició el debate de la partida de Educación, Cultura y Universidades. Después de que el Conseller de Educación, Rafael Bosch, planteara la difícil situación de su conselleria, fruto, según explicó, de los compromisos de su predecesor en la materia; socialistas y econacionalistas se defendieron recordando las exigencias del Partido Popular en inversión educativa a la vez que mostraron su sorpresa por el hecho de que la diputada popular Aina Maria Aguiló no hubiera mencionado en ningún momento la “fiesta” en su primera intervención. Lo que no recordaban es que le quedaba una segunda intervención y la diputada popular aprovechó para descargar todas sus energías denunciando, como se vino haciendo toda la tarde, la “fiesta” del Pacte y explicó con tono indignado: “El PP pedía más centros porque ustedes hablaban de brotes verdes y la señora Armengol daba 850 mil euros a la Obra Cultural Balear”. El comentario de la diputada generó abucheos de los socialistas y los aplausos y algún “¡Bravo!” de los suyos, mientras el popular Toni Pastor bromeaba sobre el tono de la diputada. “Está enfadada” decía entre risas el manacorí. Una vez más la oposición, esta vez en boca del econacionalista Toni Alorda, puso el nombre del Duque de Palma en el Pleno para denunciar lo que realmente, a su parecer, había sido una auténtica “fiesta”.
Con el último turno de intervenciones referente a las enmiendas de Cultura y Juventud, la exconsellera Barceló agradecía al conseller de “Agricultura, pesca y muchas cosas más” -como decía Joana Lluïsa Mascaró por la mañana-, Biel Company, su presencia en el pleno ante la ausencia de todo el resto del Govern, empezando por el president Bauzá -que había partido hacia Madrid para recoger el Premio al político del año de manos del Partido Popular del Distrito de Salamanca de Madrid- siguiendo por el Vicepresidente Económico y acabando por el Conseller de Educación. Pero quedaba la última intervención, ya sí con la presencia del Conseller de Educación en el pleno, y le tocaba al joven Llorenç Galmés. El de Santanyí salió a por todas, manifestando el rechazo a todas las enmiendas y denunciando la incapacidad del anterior ejecutivo a la hora de tomar medidas para los jóvenes, y diciéndoles: “Los problemas de los jóvenes de ahora no son los mismos problemas de cuando ustedes eran jóvenes”. Con tal afirmación y con un grito que salía de entre los aplausos populares diciendo “¡Os está llamando viejos!”, la bancada de la oposición se vino abajo entre abucheos, gritos de protesta y risas. Pero Galmés no se iba a parar. “La ‘fiesta’ que se pegaron durante cuatro años tiene un precio, que es el que ahora debe pagar con estos presupuestos el gobierno del Partido Popular” dijo. Y siguió: “Sus errores son de principiantes”. Comentario, este último, que irritó a la oposición. El portavoz nacionalista, Biel Barceló, le sugería con gestos al joven diputado que se levantara el cuello de la camisa, para llamarlo chulo, mientras Armengol, Alberdi y Tarrés aplaudían mientras reían. Con el final de la intervención de Galmés que previamente, además, justificó la ausencia del conseller Bosch, todos los diputados empezaron a aplaudir, aunque unos, evidentemente, con tono irónico. Ni las votaciones pudieron calmar los ánimos de los parlamentarios que abandonaron el plenario entre bromas, carcajadas o aplausos hacia el joven Galmés. Incluso, la portavoz popular, Mabel Cabrer, le recriminaba en broma: “¡De viejos nada ¿Eh?!”.
Ni la práctica totalidad de las enmiendas rechazadas, ni los recortes augurados por la oposición, ni las dificultades planteadas por el Govern, pudieron evitar que el primer día de debate de presupuestos acabara pareciendo una auténtica fiesta.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s