Un poco de sur

“Todos necesitamos un poco de sur para no perder el norte” se cantaba hace un año en el anuncio de una conocida cerveza. Quién sabe, quizás Alemania no ha encumbrado lo que ya llaman el “milagro alemán” gracias a su canciller, Angela Merkel, sino gracias a que los alemanes gustan de veranear en el sur, en el mediterráneo, vamos, que les gusta vivir durante unas semanas o unos meses, como dice el eslogan de otra marca de cerveza, mediaterráneamente. Y podríamos pensarlo ya que Angela Merkel es precisamente la que con su actitud y su hermético posicicionamiento en el último año ha generado más desconfianza por parte de los mercados hacia los países del sur. Incapaz de ver y escuchar al sur perdió absolutamente el norte y de paso hizo perderlo al resto de Europa.

Pero al fin Europa ha recuperado el norte, naturalmente gracias a un poco de sur. Y también, claro, a los aliados, Obama y Hollande, con su presión y sus movimientos para dejar sola a Merkel. Otra vez Francia y Estados Unidos iban a ayudar a salvar al viejo continente del desorbitado lebensraum alemán. Pero, sin quitar méritos, al tema. El sur fue quien giró la situación, Italia y España tuvieron la habilidad de poner el tablero a su favor con las peores fichas. Quizás ayudó la noche, la cual un español o un italiano siempre sabe afrontar. A mi me gusta imaginarlos con un gin-tònic en mano, aunque no creo que se diera el caso. Como mucho quizás un whisky, pero no especulemos. En cuestión, España e Italia tomaron aire. Los mercados se relajaron, no mucho pero se relajaron. Y de rebote, gracias al sur, Europa avanza y da los pasos que debía dar tarde o temprano. La dupla Mario&Mariano resultó.
Ahora la feliz pareja, M&M, podrá disfrutar de su otra final, del España-Italia de la Eurocopa. Y es que Italia ha ayudado en una semana por partida doble a España en la tarea de apartar a Alemania de su camino. Y es que gracias a Italia, España es, como también lo sea probablemente de la Eurocopa, la gran ganadora. El rescate financiero directo, aunque tenga que esperar a que la lenta maquinaria europea se modernice, es vital. Y para ello gana Europa, que por fin tendrá su necesaria unión financiera gracias a ese ente en el que se convertirá el BCE.

De este modo, después del escarnio sufrido y los palos recibidos, el sur vuelve a posicionarse en Europa. Europa recupera el sur y a su vez el norte. Pues, como decía al empezar, todos necesitamos un poco de sur para no perder el norte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s