El silencio de los corderos

El refrán dice eso de “dueño de tus silencios, esclavo de tus palabras”. Hay quien dice que el silencio es el mejor partido para el que desconfía de sí mismo. Sin duda algo de verdad hay en esto, aunque el silencio lejos de ser la ausencia de un mensaje es el mensaje más comunicativo que hay. En política, el silencio está cargado de contenido y permite todo tipo de interpretaciones. Y si alguien ha ofrecido silencios en la política balear esta semana, ese es Bauzá.
El pasado martes en el pleno del Parlament el president del Govern dio todo un recital de silencios. Bauzá ofreció una y otra vez silencios. Demasiados silencios. Ni la paja con la que pretendía envolverlos los ocultaban. Y por las cuestiones que se trataban eso puede preocupar y mucho a los baleares. A la pregunta de si piensa reclamar los 1000 millones que debe el Estado a Balears, el president ofreció silencio. Eso sí, envuelto en acusaciones responsabilizando de esa deuda a la oposición. A la pregunta de qué está haciendo para mejorar los presupuestos volvió a contestar con silencio. Otra vez, envuelto con las mismas acusaciones y añadiendo que “se está trabajando”. Demasiada poca información para la relevancia de las preguntas. Y tanto silencio, todo él interpretable, dejaba en bandeja a la oposición las acusaciones de que de Madrid volvió con las manos vacías. Cosa que él mismo asumía al decir que la Conferencia de Presidentes a la que asistió no era “el marco adecuado” para pedir nada. Y tras ello, absolutamente nada más. Ni hoja de ruta, ni garantía de nada, ni un compromiso de exigencia mínimo, nada. Silencio. Todo silencio. Y como decía antes, hay quien dice que el silencio es el mejor partido para el que desconfía de sí mismo.
El mismo pleno tuvo más muestras de silencio por parte de Bauzá. Silencio llevado al extremo en forma de ausencia. Mientras la oposición se explayaba a gusto denunciando incompatibilidades del president, éste no estaba. Y su defensa, la que tuvo que hacer Bosch, también estuvo plagada de silencios. Ni un solo argumento en defensa del presidente. Nada para contraargumentar las incompatibilidades. Y tras conocerse la denuncia ante fiscalía, Bauzá sigue ofreciendo silencios. Otra vez, solo paja para envolverlos.
Cada silencio de Bauzá es un arma para la oposición. Tras año y medio de legislatura, Bauzá ha demostrado que pese al carisma que le llevó a la mayoría absoluta tiene un importante problema de comunicación. Lo que se lleva de legislatura ha estado marcado por problemas formales, de imagen y de comunicación. Piedra tras piedra tirada contra el propio tejado de Bauzá y de su Govern se ha demostrado como uno mismo puede ser su peor enemigo. Ahora, el silencio sirve para reforzar eso de que el president es ante Rajoy, un “xotet de cordeta” como le acusaba la oposición. Un cordero silencioso, que nos deja silencios, silencios y…ah sí, silencios.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s