De caza, saraos y la imagen del Govern

Tras los saraos, la caza llegó al Parlament. Los saraos volvieron naturalmente. Y es que sobre lo que se preguntó era sobre la imagen que daban del Govern sus propios consellers. “Ningún gobierno es mejor que los hombres que lo integran”, fue el argumento que dio el socialista Cosme Bonet para negar que las imágenes de caza y saraos fueran temas privados o individuales. El diputado no recordó que la última vez que su partido estuvo al frente de un Govern entre los hombres que integraban ese mismo Govern estaban personas de la talla de Miquel Nadal. Pero al tema.
Sobre los ‘saraos’, las jornadas de buceo y langosta en Cabrera que protagonizaron los conselleres Bosch y Company, hubo poco interés. Debió ser por las disculpas que pidió Bosch públicamente, por su tono arrepentido y por el error reconocido, ya que no hay discusión sobre el error estético de esas excursiones: dos consellers aprovechando su posición para fines privados, utilizando medios públicos para actividades personales y, aunque no hubiera un exceso desmedido, pasándoselo en grande mientras piden sacrificios a la ciudadanía. En lo que se hizo más hincapié fue sobre las jornadas de caza de Delgado, sobre esas imágenes, sobre los testículos en la cabeza y la sangre en la cara. Sin embargo, eso es harina de otro costal.
“Actividad de dudoso gusto” fue lo único que fue capaz de decir Bonet sobre la polémica que ha envuelto al conseller Delgado. Quizás por los mismos motivos que el medio que destapó la polémica solo pudo hacerlo a través de un artículo de opinión -digno de análisis-. Y es que tras las repulsivas imágenes salidas en la prensa no hay nada. Un conseller en su vida privada, con sus propios medios, sin ser aún conseller y realizando una actividad que puede gustar más o menos según sensibilidades pero que nada tiene de reprobable en sede parlamentaria.
Acostumbrada a cabalgar sobre los temas que la prensa saca a la luz, desde las no resueltas incompatibilidades del president a los saraos de Cabrera, la oposición se coló al sacar en el pleno un tema criticable moralmente pero no políticamente. Cosa que no quita que el Govern no esté dando la imagen que debiera dar. Porque después de una larga lista de errores estéticos el Govern sigue haciéndose flacos favores, y buen ejemplo de ello es que el partido que lo sustenta, al que tanto le molestaban los imputados para acceder a las instituciones, no le molestan ahora ocupando cargos públicos ni puestos ejecutivos en los órganos internos del partido.
Anuncios

Un comentario en “De caza, saraos y la imagen del Govern

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s