Quiero ser periodista (I): Una profesión que tiene futuro

Quiero ser periodista. Sí, así es. Iluso pensará más de uno. Ya se sabe, no son buenos tiempos ni para el periodismo ni para el periodista. Pero hay motivos, ya no solo para creer, sino para estar seguros de que es una profesión con futuro. Es una profesión con futuro porque vivimos en la sociedad de la información, y las tecnologías e internet, que parecen enemigos de la prensa y de lo que entendemos por periodismo, no son un enemigo, sino el mejor aliado. Es posible que nunca en la historia hubiera una cantidad tan ingente de información como en la actualidad, y su consumo va a la par. Es una profesión con futuro porque el propio modelo político democrático necesita del periodismo, por esa función de control del poder, de formación del ciudadano y de creación de opinión pública, y porque los nuevos retos políticos de hacer más transparente la democracia y de recuperar la conexión entre gobernantes y gobernados, necesitan inevitablemente una prensa fuerte y sana.
Hay motivos de preocupación naturalmente, y es que la crisis del sector es innegable, como lo es en tanto otros sectores, y datos como que entre 2008 y 2012 se han destruido más de 6.393 puestos de trabajo en el sector periodístico muestran la cara más dramática. La crisis de este sector es sin embargo diferente a la de otros por ser doble, por la inoportuna coincidencia de la crisis del modelo y la crisis económica por la caída de ingresos.
Sin embargo, de las dos se puede hacer una lectura positiva dentro de lo que cabe. Por una parte, la crisis del modelo más que una crisis es un cambio. La irrupción de internet, que ha obligado a replantearse las dinámicas de producción de información, aunque por el momento supone un quebradero de cabeza desde el punto empresarial, de cara a rentabilizar tanto la gran oferta como la gran demanda, es una oportunidad para diversificar contenidos y encontrar nuevas maneras de acercarse al lector, oyente o espectador. Además, aunque para los grandes medios por una parte el aumento de competencia puede verse negativo, estos siempre serán los que tendrán la confianza y la credibilidad, y por otra supone lo que supone toda competencia: la necesidad de mejorar la calidad del producto, de ofrecer contenidos diferenciados y exclusivos. Finalmente, esta irrupción abre la puerta también a nuevos medios y proyectos que pueden ser puestos en marcha de manera más económica.
El problema es que este cambio de modelo se ha visto torpedeado. La crisis económica, ligada a la caída de ingresos, no ha permitido a las empresas de comunicación plantearse bien las cosas para afrontar los nuevos escenarios y ha agudizado la incertidumbre sobre el futuro con los despidos de profesionales y con los cierres de medios. Sin embargo, es un dato positivo, en el caso de la prensa escrita, que esa reducción de ingresos no se deba tanto a la pérdida de lectores sino de anunciantes. Así, el lado positivo por esta parte es que con la salida de la crisis a nivel general y el consiguiente aumento de ingresos en las empresas anunciantes volverá la publicidad y esos ingresos se recuperarán. El otro motivo de pérdidas son las dificultades de rentabilizar la cantidad de demanda en los digitales, parte de la cual es antigua demanda de las ediciones impresas por las que pagaban. Eso se puede solucionar de manera sencilla afrontando todo el sector de manera valiente la iniciativa de medios como The Finanial Times o The New York Times de hacer las webs de pago, o en su defecto, como hacen algunos periódicos como los de Unidad Editorial o los de Editorial Prensa Ibérica, de reservar buena parte de sus contenidos, los exclusivos, para las ediciones impresas y solo una parte dejarla al alcance de todos en sus digitales para mantenerlos con vida. Así, por lo que se refiere a la prensa escrita, todo está en conseguir que la generación de los nativos digitales tome el relevo de la generación acostumbrada al papel a la hora de pagar por la información, y eso puede estar más allá del papel.
Así que de crisis nada, nada que no sea pasajero, el resto se llama cambio, porque todo cambia, y afortunadamente lo que cambia tiene futuro. Porque nadie se imagina una sociedad sin información, una sociedad sin periodistas, ni una sociedad sin periodismo, es una profesión que tiene futuro.
Anuncios

2 comentarios en “Quiero ser periodista (I): Una profesión que tiene futuro

  1. Háblales de cambio a los 70.000 periodistas en paro ahora en España. Yo estudio Periodismo, acabo carrera este año, y antes pensaba así: “Sí, está complicado, pero hay oportunidades, y con un poco de suerte…”. Pero 3 años después, te encuentras que vas a acabar y no tienes NADA, y las cosas se ven diferentes. Así que aprovecha el optimismo mientras lo tengas 😉

    Me gusta

  2. Pues creo que esos casi 70.000 periodistas necesitan oír hablar de cambio, de cambio de escenario. Las perspectivas de la profesión son positivas, creo que se ha tocado hondo, y los datos más dramáticos no pueden más que revertirse, y como explico hay motivos para tener la convicción que las cosas mejorarán. Yo acabo el año que viene, y prefiero mantener el optimismo, porque aunque las cosas no son de color de rosa en estos momentos hay motivos para seguir creyendo en esta profesión. ¡Ánimo y suerte!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s