Gastar lo que no se tiene

Todos los esfuerzos, todos los sacrificios, todos los recortes, han tenido y tienen un solo objetivo: corregir el déficit, equilibrar los ingresos y los gastos, o como dice Bauzá: “no gastar lo que no se tiene”. Sin embargo, Baleares sigue gastando lo que no tiene. Este año gastó 482 millones más de lo que ingresó. Y no sólo gasta lo que no tiene, sino que gasta más de lo permitido. Baleares superó el límite de déficit permitido por Madrid, concretamente sobrepasó por 0’33 décimas el 1’5 por ciento permitido, alcanzando un déficit del 1’83 por ciento.

Ahora bien, el Govern lo considera “un éxito”. Razones tiene si atendemos a que se ha pasado de un déficit del 4’19 por ciento en 2011 al actual 1’83, lo que significa que se han ajustado 634 millones para alejarse del déficit de 1.116 millones del curso anterior. Y más razones hay para el optimismo del ejecutivo si observamos que de los 482 millones que desfasan los ingresos, sólo 86 millones, ese 0’33 por ciento que sobra, no estaban previstos, de los cuales 22 corresponden a sentencias judiciales adversas.
Así, efectivamente, el incumplimiento del objetivo de déficit por sólo 0’33 que presenta Baleares es un dato positivo. Siempre que sea una cifra real y no haya escondido tras ella maquillaje financiero por la contabilización de los fondos de la línea de crédito de pago a proveedores. Pero aún siendo real -dando el beneficio de la duda- queda lejos de poder ser considerado un éxito, como lo define el Govern. Por una sencilla razón: El cumplimiento del déficit no puede ser un fin sino un medio. Reconducir las cuentas públicas para que la deuda no se acumule a niveles insostenibles, para garantizar el estado del bienestar y para no absorber todo el crédito bancario, debe ser sólo una forma de poder convertir la riqueza en inversión y en crecimiento. El fin es generar un escenario óptimo para la generación de empleo para acabar con el paro. Y esto es tanto en Baleares como en el resto de administraciones.
Hablar de éxitos con una situación como la actual, donde pese a crearse ocupación sigue habiendo más de 140 mil parados, es decir demasiado. Aún así, los datos son positivos y aunque no se llega a aprobar el acercamiento es considerable. La buena noticia es la del alumno acostumbrado al cero que de pronto sin llegar al cinco supera el cuatro y medio. Ahora, queda por ver cómo habrá que alcanzar el próximo objetivo, fijado en un déficit del 0’7 por ciento en 2013, lo que significa que hay que restar 1’1 puntos del actual déficit en este año. Montoro lo ve claro: quienes no han cumplido deberán someterse a nuevos ajustes -aplicar nuevos recortes-. Bauzá, con una comunidad que gasta lo que no tiene -inevitablemente-, dice que no se cambiará la hoja de ruta.   
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s