El braguetazo

Recuerdo una conversación que presencié entre dos jóvenes exuemitas que habían optado por caminos diferentes: Convergència y la Lliga. Ambos defendían porqué habían decidido apostar por uno u otro partido. Entonces, recuerdo que el jóven convergent le recriminó al lliguero: “No entiendo qué haces en la Lliga defendiendo la Constitución cuando nos hemos criado detrás de una estelada”. Eso, precisamente, era la gran diferencia entre uno y otro partido. Lo que diferenciaba el regionalismo de Font y el nacionalismo de Melià, más allá del nombre, era esa aceptación del marco constitucional español. Tras el matrimonio de los dos partidos, confluyendo en el PI, la postura lliguera se ha impuesto a la convergente con una “aceptación explícita” de la carta magna del 78.
Dicen que en todas las parejas hay un miembro dominante y uno dominado. Y en el matrimonio Lliga-Convergència está claro quien manda: la Lliga. Además de los principios ideológicos, el PI conserva de la Lliga el color corporativo, el himno y, lo más importante y respaldado en el congreso constituyente de ayer, el líder. Jaume Font no ha fusionado Convergència con su partido, la ha absorbido. Su proyecto sigue a flote, él sigue siendo el que manda y ahora tiene más fuerza. Melià ha entregado a Font doce mil votos convergents y una estructura de partido equivalente a la de la segunda fuerza política en número de alcaldías.
A este matrimonio desigual, se le ha sumado un tercer miembro. La familia crece. Ahora el PI cuenta, como era previsible, con Pastor. Uno de los hombres de moda de la política balear ha desembocado en el único lugar que podía desembocar. Ahora veremos cuál es su lugar. De momento, el primer diputado en el Parlament de la corta historia del PI, con el peculiar mérito de ni haber pasado por urnas, es vicepresidente y con más apoyo que Melià. Pastor ha desplazado a la cara de los convergents como si fuera el amante de Font en la pareja.
El matrimonio sin separación de bienes que significó la construcción de un partido sobre la disolución de sus dos embriones, el todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío y el todo lo conseguido en el pasado se pondrá a disposición de nuestro futuro juntos, se ha convertido en un braguetazo para el pobler. Nunca nadie pensó que existiera amor más allá del interés.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s