Operación s’Espanyol

Durante esta semana mucho se ha hablado de la Operación Palace, sin embargo, mucho más inverosímil y entretenida es la Operación s’Espanyol, que cuenta la siguiente historia… 
Hacía apenas tres días desde que Bauzá había sido nombrado presidente del Partido Popular, tras la dimisión de Rosa Estarás, cuando José María Rodríguez, un lunes y desde su despacho, envió un correo convocando una reunión de urgencia. La cita iba a ser el siguiente miércoles. El lugar elegido era el Bar Espanyol de Inca, regentado por Jaume Font. A la cita debían acudir además de Font, en aquel momento portavoz del PP en el Consell; Francesc Fiol, portavoz en el Parlament; Pere Rotger, Antoni Pastor, Carlos Delgado; el recién nombrado presidente, José Ramón Bauzá; el referente para todos, Gabriel Cañellas; así como el propio Rodríguez.
Salvo Rodríguez, ninguno era muy consciente de para qué esa reunión. Font había preparado sípia amb ceba para los ochos comensales. “No puede repetirse”. Así empezó Rodríguez la reunión, como todos los presentes aún recuerdan. Tras más de veinte minutos de monólogo del entonces diputado, todos estaban de acuerdo. Rodríguez había planteado una prioridad de cara a los comicios de 2011: hacer desaparecer a Unió Mallorquina. Las encuestas que manejaba el partido y que Rodríguez había sido el primero en ver, pese a los casos de corrupción que ya habían salido de uno y otro partido, daban unos resultados idénticos a los de 2007. Los ocho comensales estaban de acuerdo en que no se podía volver a depender de UM.
¿Cuál iba a ser la estrategia? Carlos Delgado lo tenía claro. “Lo que es evidente es que lo de catalanizar el PP como habéis hecho no sirve, esto del regionalismo es un fracaso”, reprochó al resto. “Carlos, tal vez nadie se crea el regionalismo por tener a gente como tú”, le respondió Pastor. La disputa entre Pastor, apoyado por Rotger, Font y Fiol, y Delgado duró varios minutos. Hasta que Delgado soltó una frase que serviría de inspiración: “¡El PP tiene que ser un partido español y a tomar por culo el catalán!”. Fue justo en ese instante cuando Cañellas, que apenas se había pronunciado, intervino dejando helados a todos. “Exacte, aquest és el camí!”. Ninguno, ni el propio Delgado, se lo podían creer. Entonces l’amo en Biel marcó la estrategia a seguir.
El plan era sencillo. El PP debía dar un giro españolista, suficientemente notorio como para crear una corriente crítica interna, que acabara con una escisión regionalista que dividiera el voto de UM. Así, éstos quedarían por debajo del umbral de votos necesarios para entrar en el Parlament. Sin escaños para UM, el PP garantizaría su mayoría.
Con el plan esbozado, debían resolverse algunas cuestiones. Quien debía liderar el giro españolista dentro del PP y quién debía liderar el nuevo partido eran cuestiones que debían quedar cerradas esa noche. Delgado se postuló enseguida para liderar el PP: “Ya no es sólo por sentirme aludido, pero es que está claro que para ser creíble debo ser yo”. Fiol fue el primero en negarse. “Si todo esto debe servir para convertirte en presidente del Govern, me niego”, sentenció el entonces portavoz parlamentario. Cañellas marcó el perfil de quien debía liderar el nuevo PP españolista. Debía ser una persona que pudiera recibir el apoyo de todos bajo un falso perfil autonomista, y suficientemente desconocido como para que un posterior giro españolista fuera creíble. Nada más oír el perfil, todos se giraron a la misma persona. Bauzá notó las miradas, respiró y dijo “asumo el papel”. Todos lo dieron por bueno, ya que al ser ya presidente era el nombramiento más natural. Ahí se decidió que sería elegido en un congreso en el que para recibir el apoyo de los Font, Rotger, Fiol, Pastor y Rodríguez, se enfrentaría a Delgado. El alcalde de Calvià aceptó con dos condiciones: “Ya que yo he de acabar como el perdedor, quiero que a continuación se me nombre vicepresidente del partido y se asuman mis propuestas en materia lingüística”. Todos resoplaron y, sin mucho convencimiento, asintieron, ya que sabían que nada iba a dar más realismo al nuevo escenario que Delgado marcara las políticas del partido.
Aclarado este punto, empezó el debate de cómo debía ser la nueva formación y quién debía liderarla. Por lo claro que tenía su propuesta, se dejó en manos de Font la creación del partido escindido y que iba a suponer la desaparición de UM y la mayoría del PP en 2011.
Todos abandonaron esa cena con el miedo de estar cometiendo un error. Medio año después tendría lugar el congreso que daría a Bauzá la presidencia del PP. Los siguientes meses servirían para escenificar la irritación de los barones regionalistas, apartándolos de las candidaturas, de las listas y cruzando las líneas rojas al anunciar, por ejemplo, la supresión del decret de mínims. En febrero de 2011 Font abandonaba el PP y dos días después creaba la Lliga Regionalista. El mayor quebradero de cabeza fue rechazar las ofertas de Josep Melià, primero desde Unió Mallorquina y luego desde Convergència per les Illes, de presentarse en coalición. Cerrando toda posibilidad, el plan salió rodado. El antiguo voto de UM quedó dividido entre la Lliga y CxI. Ninguno de los dos alcanzó el cinco por ciento, y el PP, sobradamente, obtuvo 35 escaños.
El plan había sido un éxito. Pero la Lliga no iba a quedarse ahí. De cara a 2015, y ante la perspectiva del desgaste que sufriría el PP, se haría necesario un socio de gobierno. Era necesario hacer entrar un partido bisagra que no permitiera que el voto desencantado del PP saliera de la órbita y que dejara gobernar a los populares en 2015. Ahí se dejó a Font negociar con Melià la confluencia de Lliga y CxI en un mismo partido, para sumar los votos. Luego se envió un refuerzo al pobler. Pastor escenificaría una ruptura sonada para acabar en la nueva formación regionalista. El plan podía volver a triunfar.
Y esta ficción no sirve para reflexionar, ni nada parecido. Es puro entretenimiento, y, al menos, yo os lo digo.
Anuncios

Un comentario en “Operación s’Espanyol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s