Vuelve

Desentierro de la lata de ColaCao. Foto de G. BOSCH @candelaigua
Que devuelvan el dinero. Es la lógica del ciudadano que paga sus impuestos. El pulso de la calle cuando se habla de corrupción. Obvio. La gente no se pierde en recovecos jurídicos ni en debates de ética y moralidad. No es su preocupación pensar en los castigos ni en los métodos de disuasión. Lo que importa, en lo que uno piensa cuando se le habla de corrupción, es en el dinero que ha salido de su bolsillo para ir a parar no se sabe muy bien dónde. O sí. Ahí se percibe la impunidad.



Que dos millones de euros de corruptelas vuelvan a estar en la caja y con destino a quien más lo necesita es una buena noticia. No podía ser sino el Consell de Mallorca, la institución más mancillada por la corrupción de quien tantos años la presidió, quien llevara a cabo la maniobra. Dinero del caso Can Domenge destinado a las necesidades básicas de familias con menores en situaciones vulnerables. No deja de ser poético. 


Más allá de esa solidaria finalidad, ese dinero sirve para reconfortar al ciudadano que se indignó pidiendo que volviera ese dinero. Una vez devuelto, queda claro para qué puede ser usado. Y aunque entra más despacio de lo que salió, la acción de la justicia empuja a que lo devuelvan. Además de dinero incautado, en escondites tan recordados como la lata de Cola-Cao, toca contar con las devoluciones de los arrepentidos y confesos. Ahí está el de la propia Antònia Ordinas por el caso Scala o el de Bartomeu Vicenç por el caso Son Oms. También el exigido por el Govern por toda condena firme, entre el que está de nuevo el caso Scala, o el que sirvió para que Matas pagara sus discursos a Alemany. Aún con menos prisa de lo que la calle pide, va entrando. Y es una buena noticia.


Hoy conoceremos si Cristina de Borbón -ahora, hermana del Rey- se sigue acercando al banquillo de los acusados. Quizás a esta hora ya sea de sobras conocido. Lo importante es que, ahora, sabemos que los dividendos de Urdangarín y Diego Torres, que salieron del bolsillo del ciudadano balear y se fueron a Nóos, tal vez, sirvan en un futuro no tan lejano para que nuevas familias cubran sus necesidades más básicas. 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s