E la nave va

El diputado del PSOE, Pablo Martín (@pablomartin666) en Twitter: “Hay prima donnas que no soportan que les quiten la atención mediática que habían tenido…”

p
Al bajar a las calderas, los trabajadores de la sala de máquinas piden a los famosos pasajeros del navío que les canten una canción. Al principio dudan de si hacerlo, pero a la primera nota entonada se inicia la escena más famosa de la película. Sopranos y tenores se encaran para ver quién canta más alto, quién deslumbra más y quién arranca más aplausos. Entonces, aparece Pablo Iglesias.

Se vislumbran las envidias, la rivalidad y sobre todo el afán de protagonismo. El líder de Podemos encaja en la escena. Pedro Sánchez, con voz de tenor, empieza a cantar. Hasta la semana pasada era para el público mainstream un desconocido. Apariciones y llamadas a programas de máxima audiencia le han puesto cara al líder del PSOE. Por la reacción de, como bien definía un diputado socialista, la prima donna podemita, Sánchez ha entonado bien.
En el momento en que las encuestas apuntaban a la inminencia del sorpasso de Podemos, Sánchez aprovecha la recta para pisar el acelerador con notas altas. Iglesias no puede permitir que se le escape y por estrategia de partido y por afán de protagonismo solicita un debate. Es la interrupción con el Amami Alfredo de Verdi. Denota nerviosismo. Hace tres meses que Évole ideó el debate, pero el líder de Podemos insiste en él precisamente ahora. El reto no solo evidencia la necesidad de neutralizar a Sánchez en su mejor momento y aprovecharse de su presencia mediática. También el ego de Iglesias, que entiende tener la importancia que no tienen otros partidos ya presentes en el hemiciclo para pedir confrontar sus ideas. Lo que a estas alturas, sin programa ni estructura definida, carece de sentido y pinta poco constructivo.
Sánchez busca, a base de gira, reflotar a los socialistas sin querer ser Podemos, ¿para qué la copia pudiendo votar al original? Iglesias no soporta no ser él quien acapare los focos y se pica a quién la tiene más larga. En Moncloa se frotan las manos. Como en la película de Fellini, la nave va.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s