La otra gestión de Bauzá

También es gestión de Bauzá el incumplimiento del compromiso de regeneración. Foto: M. Herrero

40.000 empleos en cuatro años, 27 meses de descenso del paro y 21 de creación de puestos de trabajo. El PP ya ha definido la estrategia de campaña de cara a las próximas elecciones. La maquinaria popular exhibe los datos de la mejora del mercado laboral como su gran argumento. Era la carta que se guardaba Bauzá para jugar. Durante toda la legislatura en el Consolat han sido conscientes que al final les quedaría encomiarse al empleo de cara a los comicios. Y allí es donde ahora sacan músculo. Con esos datos resume el PP la gestión de Bauzá. Y si bien los números no tienen contestación, la legislatura ha dado para mucho más.

También es gestión de Bauzá el incumplimiento de la máxima de este gobierno: no gastar más de lo que se ingresa. En el camino hacia la estabilidad presupuestaria, el último balance de Bauzá se salda superando el límite de déficit. La excusa es tan válida como sintomática: no han llegado de Madrid unos fondos con los que se contaba. Y es ahí donde está una de las debilidades de esa gestión: el nulo peso de Bauzá en Madrid, que ha sido incapaz de cambiar la frustración eterna de que el Gobierno pasa de Baleares. Los años de legislatura de Bauzá acaban como empezaron, con las Islas maltratadas por el modelo de financiación, a la cola en inversiones, sin las inversiones estatutarias y sin régimen especial. Queda por ver si se gana en la batalla de las prospecciones.

También es gestión de Bauzá el incumplimiento de la promesa de que ésta iba a ser la legislatura de las autopistas de la educación. El president ha sido incapaz de dar paz al sector educativo. Independientemente de las razones que desencadenaron la ira del profesorado, era responsabilidad del presidente dar salida a un conflicto que a día de hoy sigue abierto. Bauzá no ha bajado ni una vez a la arena para sentarse con los docentes. El continuo desafío al sector educativo tensó tanto la cuerda que al final los tribunales han dejado en un limbo jurídico el modelo educativo balear. En definitiva, el caos. Mientras, Baleares sigue a la cabeza en fracaso escolar y con su sistema educativo llamado a seguir dando bandazos. También es gestión de Bauzá una forma de gobernar cuya seña de identidad ha sido la falta de consenso y el mando y ordeno. El rodillo parlamentario, el gobierno a base de decreto ley y la decapitación de todo aquel que haya tosido al hombre de Consolat.

Finalmente, también es gestión de Bauzá el incumplimiento del compromiso de regeneración política. El presidente que en la convención nacional del PP se llenó la boca de transparencia empezó la legislatura “olvidando” declarar en el Parlament la incompatible gestión de dos sociedades. Por otra parte, dos consellers del Govern de la austeridad utilizaron recursos públicos para ir a Cabrera a comer langosta y beber Moët Chandon sin respuesta alguna del Consolat. Tampoco se puede olvidar las veces que el Govern ha evidenciado ser la agencia de colocación de siempre: la dimisión de Mesquida porque no colocaba a afines o la de Deyà por las presiones para dar un trato de favor a un amigo de la directora general del SOIB. Es decir, la continuación del enchufismo y el amiguismo.

Todo ello, es también gestión de Bauzá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s