"Ha hecho todo lo que tenía que hacer"

Bauzá sonríe tras su polémica declaración en el Círculo Mallorquín: es consciente del paso que acaba de dar

Como no se sabe el tiempo que le queda a José Ramón Bauzá en la presidencia del Govern, no conviene dejar escapar las oportunidades para reconocerle un acierto. Esta semana toca aplaudirle. Que quede claro que no hay ironía alguna en este texto. Bauzá ha hecho un gesto valiente y necesario, al que únicamente cabe reprocharle la demora: decir que el presidente del PP de Palma, José María Rodríguez, “ha cumplido sobradamente con su etapa en el partido”.

“Ya ha hecho todo lo que tenía que hacer en el partido”. Apenas dos semanas después que se conociese que la Fiscalía Anticorrupción acusa a Rodríguez de manejar sobres con dinero negro -al menos uno con 24.000 euros-, Bauzá protagoniza un gesto que, si bien podría haber quedado en anécdota, sea tal vez la operación de mayor calado del presidente en el seno de su formación.

Enseñarle a José María Rodríguez la puerta de salida puede no responder necesariamente a una maniobra de higiene política, más después de haberse aliado con él para acabar con Mateo Isern, pero, cuanto menos, da un plus de credibilidad -suficiente o no- al mensaje de renovación y regeneración que pregona Bauzá desde que llegó a la presidencia del Partido Popular. Si plantarle cara a Rodríguez era una exigencia que se le hacía al líder del PP -el de Baleares-, hay que reconocerle haber dado un paso.

Pese a la falta de definición del concepto, Rodríguez es de los que no puede escapar del término casta: perpetuación en la vida política, movimientos de oscurantismo desde los despachos y clientelismo. Las acusaciones de Fiscalía y su imputación por la financiación ilegal del PP hacían que el paso fuera ya obligado. Por obligado, no menos sencillo.

Bauzá sabe, o debería saberlo, que mete el dedo en el ojo a la persona con más poder en su partido. Su poder radica en su capacidad de movilización: demasiada gente le debe favores y la única moneda de cambio que pone el presidente del PP palmesano es la lealtad y responder a sus demandas, que suelen pasar por conseguir los votos necesarios para el PP cuando llegan elecciones. Y allí es donde está un gesto que oscila entre la valentía y la temeridad: cuestionando a Rodríguez pone en juego todos los votos que pueden movilizares o no dependiendo de la voluntad del líder palmesano y, con ello, las pocas opciones que le quedan de conseguir un resultado que le permita mantenerse en el Govern. Pero precisamente eso da más valor al gesto. Rodríguez sigue. No se ha inmutado antes, no se inmutará por la voluntad de Bauzá. Mantiene su fuerza y los arneses que le mantienen en la silla. Pero haber puesto el foco en él, haberle enseñado la puerta y, al final, alejarse de él con sus posibles consecuencias, hay que reconocérselo a Bauzá. “Ha hecho todo lo que tenía que hacer”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s