Dakota Johnson es Armengol


El de la socialista es el papel que interpreta la actriz en el cortometraje de Estrella, Vale.

Dakota Johnson es Armengol. Además de por el parecido en el peinado, porque el de la socialista es el papel que intepreta la actriz en el cortometraje de Estrella, Vale. Alejandro Amenábar en su consuelo a los jóvenes españoles por su pésimo nivel de inglés retrata sin querer la negociación del nueva pakte de progrés. En el corto como en la negociación, la chica acaba viendo las estrellas con el que en un inicio no entendía. La barrera idiomática se rompe a mitad del guión y el escenario cambia. Quim Gutiérrez, sus esfuerzos por integrarse y su feliz final representan a Alberto Jarabo, mientras que el que mete a Rachel en el grupo de amigos y actúa de intérprete al inicio es Biel Barceló, que acaba como el pagafantas. 

Este es el resumen: Més es capaz de entenderse con el PSIB, sus amigos son Podemos, sienta a socialistas y podemitas en la misma mesa y acaba traicionado por los de Pablo Iglesias. Cuando Barceló deja de ser el intérprete y PSIB y Podemos son capaces de hablar el mismo idioma -el de las sillas- se hace prescindible. Armengol y Jarabo intercambian presidencia del Govern por presidencia del Parlament donde según los podemitas no debía haber intercambio de sillas. La evidencia es tal que entra el ataque de sinceridad en la primera votación del Parlament: “Cambio de cromos, ¡Viva la casta!”. La izquierda se agrieta en su primer suspiro y quedan cuatro años.
 
Jarabo decía que sería difícil de explicar un pacte de progrés como los anteriores, pero la negociación acaba con la reproducción de un pacte de progrés al uso, con la única diferencia que los de Iglesias quieren evitar cualquier cargo que les desgaste de cara a las generales. El resto, lo mismo: PSIB encabezando, Més ninguneado y condenado a ser anexo y una formación haciendo de bisagra a cambio de una silla. Antes fue Unió Mallorquina ahora es Podemos. El paralelismo es tal que la misma silla que ha pedido Podemos fue la misma que pidió Maria Antònia Munar. Mucho deberán explicar los podemitas la petición de la silla del postureo. Mucho deberán aprovechar el escaso margen de maniobra del cargo para poder argumentarlo.
 
Que en su asamblea de Sineu hace apenas un mes Jarabo dijera literalmente que no se iban a repartir sillas quedará enmarcado en la misma galería en la que lo hará el “No me iré a Madrid” que pronunció Bauzá hace un mes y del que ahora se desentiende para ayudar a Antich a desprestigiar el cargo de senador autonómico. De camino al mismo escaparate puede ir la línea roja de Més de tener un compromiso de Pedro Sánchez o Pablo Iglesias con la mejora de la financiación para pactar. Del “programa, programa, programa” y tras su pequeña victoria en Palma, ahora los econacionalistas han pasado a poner los consells insulares como sus líneas rojas. De momento, Podemos, que ya ha atado sus sillas, se ríe de sus ‘friends’ -Més- porque son ‘superignorants’. 
 
Una estrella? No. Una silla? Vale. Vale. Vale.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s