El modelo de IB3 será el de TVE

Nel Martí se creyó lo de consensuar el director como Barceló se creyó lo del gobierno de los mejores. Foto: J. Torres / Última Hora
Baleares se seca las lágrimas una vez más después de hacerse públicas las balanzas fiscales. Cada balear aporta 1.192 euros al Estado más de los que recibe. Eso dice Montoro. Así que tranquilamente se pueden contar unos euros más. Dice basta la consellera socialista de Hacienda, Catalina Cladera, que olvida la premisa de su compañero de filas, Antonio Diéguez, que al Govern se va “llorado de casa”. Tan poco le gusta el sistema de financiación al tercer Pacte que cualquiera diría que fue el segundo Pacte quien lo negoció. Pero los pactes son así: no les gusta lo que hacen.

Al Pacte no les gustan los directores generales que nombra, no le gusta los senadores que envía a Madrid y no le gustan los director de IB3 que propone. El último caso es el más divertido. Según se mire, claro. Cuando el PP se dispone a aceptar uno de los cuatro nombres propuestos para dirigir la radiotelevisión autonómica, el Pacte tiene que paralizar la votación porque es a ellos a quien no le gusta. La maniobra de socialistas, meseros y podemitas buscaba evitar a cualquier precio el consenso con el PP para utilizar un hipotético bloqueo de éstos como pretexto para modificar la ley de IB3. Se olvidan de poner al corriente de la jugada a Nel Martí, que se acaba creyendo lo de consensuar el director como Biel Barceló se acaba creyendo lo del gobierno de los mejores. La operación sale tan mal que al final el PP les deja en evidencia.

Aún sin pretexto, el Pacte sigue avanzando para cambiar la ley de IB3. Una ley que aprobó tambíen el segundo pacte pero que ahora no les gusta. No votan ahora porque dicen que sino es el PP el que acabará decidiendo el director del ente. No han entendido que el problema no es que IB3 sea del PP, sino que sea del Govern. De hecho, de quién más cerca debería estar un medio público es de la oposición, ya que con ésta comparte, o debería, el objetivo de fiscalizar a quien gobierna. Ahora, el Pacte podría esperar seis meses para imponer a un director sin consensuar. Pero hay unas elecciones generales antes y corre prisa. Así, el Pacte hará con IB3 lo mismo que hizo Rajoy con TVE. Una de las primeras decisiones del Gobierno central con respecto a la radiotelevisión pública fue la de reducir el apoyo parlamentario necesario para nombrar al director del ente sin contar con la oposición. Los mismos pasos seguirá ahora el Pacte. El modelo de IB3 será el de TVE.

No le gusta tampoco al Pacte el reglamento del Parlament, aprobado por el anterior Pacte. Al anterior Pacte tampoco le gustaba Son Espases y el final de la historia es de sobras conocido. Que por cierto, ahora que el Fiscal Horrach ha llevado ante Castro la construcción del hospital, el exdiputado del PP Carlos Veramendi debería acudir al Parlament para pedir disculpas. “Ha quedado claro que todo se hizo ajustado a derecho, que fue un procedimiento garantista y que debido a que era la mayor obra pública hecha en Baleares se contó con informes adicionales”, dijo Veramendi el pasado mes de febrero. Anticorrupción ve hasta tres amaños. #malditahemeroteca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s