La Alianza se la juega el 20-D

Captura de pantalla 2015-12-12 a la(s) 21.43.38.png

Habíamos dejado la batalla intergaláctica del PP balear con la Alianza Rebelde venciendo al lado oscuro, el retorno de los jedionalistas con la tutela del maestro Yoda -aquí Biel Cañellas- y la venganza de Isern Skywalker contra su padre Anakyn Bauzá-Rodríguez. Que el Imperio contraataque depende ahora de los resultados que obtenga en Baleares el PP de la Alianza Rebelde el 20-D.

Una moción sobre la Ley Agraria salvó a Biel Company de tener que posar con Mariano Rajoy. El líder de la rebelión y desde hace medio año presidente fáctico del PP balear se libró de acudir al encuentro de amigos protagonizado por el presidente del Gobierno a los pies de la Seu. En Palma Rajoy hizo lo mismo que en los debates: evitar el cuerpo a cuerpo con sus rivales a la Moncloa. Pero igual que con los debates la ausencia de mitin no exime de participar: sus apenas 500 congregados suponen una derrota de 1-2 frente a Pedro Sánchez, de 1-3 frente a Albert Rivera y de 1-10 frente a Pablo Iglesias. Hasta el Pi gana al PP 1-2.

Que el PP no exhiba músculo es un mal síntoma. Y eso hace tragar saliva a Biel Company, cuyo futuro está ya ligado a lo que suceda el 20-D, su primer escollo en la larga carrera hacia el Consolat de Mar. El discurso vendido por Company de que el problema se reducía a José Ramón Bauzá se mide en estas elecciones. 

Al día siguiente de las elecciones no valdrá lamerse las heridas con eso de que estas elecciones se jugaban en clave nacional, porque hasta cierto punto no está muy claro si hay algunas elecciones que no se jueguen en esa clave. La debacle de Bauzá el pasado mes de mayo se fraguó con 121 mil votantes, 73 mil menos que con los que consiguió la mayoría absoluta en 2011, más de un tercio de votos perdidos. Si se tiene en cuenta que el PP sacó 216 mil votos en las últimas generales, para que la Alianza Rebelde de Company pueda sacar pecho del golpe de timón dado en este último medio año, el PP debería sacar en Baleares al menos 135.000 votos. De lo contrario, el porcentaje de votos perdidos será superior al de los perdidos por Bauzá. Supondría que todavía no se ha tapado la hemorragia. Ahí no valdrá tampoco excusarse en la subida de Ciudadanos: en las autonómicas ya competía con el empuje de las encuestas y reducirlo al mal cartel de Xavier Pericay sería asumir que Bauzá no era tan mal cartel. Además, ahora sólo el PP puede canalizar el voto del Pi que se volatilice. El efecto Isern también, algo, toca sumar.

Ciudadanos llenó el Trui Teatre hablando de trilingüismo. Algunos en el PP acusaban a los de Rivera de “copia”, olvidando que el PP ya ha dejado de hablar en público de ello. Si los de Rivera comen espacio al PP por el flanco españolista algunas miradas se girarán hacia la Alianza Rebelde cuestionando el viraje. Company perdería fuerza y sus rivales ganarían argumentos.

El análisis de la derrota del PP en mayo se resumía en las dos palabras ‘sobró prepotencia’. Nadie dijo que los tractores bastaran. Aún falta trabajo. Ahora, la Alianza Rebelde se la juega el 20-D. Ahí está el reto: más de 135.000 votos.

Anuncios

2 comentarios en “La Alianza se la juega el 20-D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s