La puta jefa

Captura-de-pantalla-2016-04-01-a-las-21.31.07-680x365_c
Esperança Camps ha tratado de ocultar a su salida los pobres resultados de su conselleria con una rueda de premsa sin precedentes en consellers salientes

Y el Madrid ganó en el Camp Nou. Aunque un clásico siempre es un clásico, lejos han quedado ya aquellos derbis marcados por la tensión cuando Mourinho y Guardiola ocupaban los banquillos de Madrid y Barça respectivamente. Más allá de algún gol o acción concreta, lo que más se recuerda de los encuentros de aquellas temporadas son las ruedas posteriores a los partidos con los ataques de ‘Mou’ al blaugrana. Ahí están aquellos “por qué” del entrenador portugués o el día que el técnico catalán estalló en la sala de prensa: “En esta sala él es el puto jefe, el puto amo”. Con una rueda de prensa cargada de ego y de absoluta falta de autocrítica, no ha sido el derbi, sino la ya exconsellera Esperança Camps quien ha evocado aquellas comparecencias del exentrenador del Real Madrid.

Mourinho llegó al banquillo del Madrid para poner fin a la hegemonía del Barça, conseguir la décima Copa de Europa para el equipo blanco y hacer el triplete que habían hecho los blaugranas. No consiguió esos objetivos, pero, efectivamente, fue “el puto jefe” en la sala de prensa. Lo mismo le ha ocurrido a Camps, que ha tratado de ocultar a su salida los pobres resultados de su conselleria con una rueda de premsa sin precedentes en consellers salientes.

Como hizo también el entrenador portugués, Camps ataca a su propio equipo. Después de acusarles de “deslealtad”, “hipocresía” y de “comportamientos infantiles”, igual que Mourinho responsabilizaba a jugadores como Casillas o Khedira de los malos resultados para no asumir él ninguna responsabilidad en el juego táctico, Camps hace lo propio para no asumir que, tal vez, era ella el problema y no sus directores generales a los que hubiera querido purgar.

Camps además de querer vender la idea de que no la echan, sino que se va ella, carga contra la prensa por haber publicado “rumores” y “medias verdades” y por “contruir relatos” y reprocha que no se la llamara para contrastar las informaciones. Además de no querer entender que aquellas informaciones que señalaban que se le buscaba salida no eran rumores y prueba de ello es que al final sale del Govern, su afirmación, siendo ella periodista, sí ofende a la inteligencia. Si a uno le quieren echar, es probable que éste no lo sepa. Es el ejemplo claro de que contrastar que una información es verídica no pasa necesariamente por corroborar los hechos con el político de turno afectado. También Mourinho cargó contra la prensa cuando se empezó a hablar de su salida.

Al final, la salida de Camps, hecha mascletà para escenificar la tierra a la que se siente más próxima, pone de relieve que una de las áreas del Ejecutivo autonómico ha estado nueves meses en una situación de casi parálisis y enfrentamientos y que al Pacte le cuesta superar el funcionamiento de reinos de taifas.

Anuncios

Un comentario en “La puta jefa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s