Confluir: la fórmula inexacta

386
El Pacma no perdona a Més la matanza de cabras de es Vedrà y por ello no se sumará a la coalición con Podemos y los econacionalistas

Siempre hubo química entre ellos. Sin embargo, aunque tal vez sea posible gracias a que al PSM no le importa seguir diluyéndose en proyectos más amplios, la confluencia de Més con Podemos tiene que ver con otras ciencias. Para empezar con la física: lo que persigue la unión en primer lugar es acabar con la histórica atomización del voto de izquierdas. Por eso, Podemos quiere concentrar en una sola candidatura, además de a Més, a Esquerra Unida, Esquerra Republicana, Gent per Formentera y a los animalistas del Pacma. Sin embargo, la zoología ya ha impedido esa fórmula al negarse el Pacma a orbitar alrededor de Podemos y Més. Los animalistas no perdonan a los econacionalistas la matanza de más de 30 cabras en es Vedrà, donde se impuso la botánica.

Pero la principal ciencia que anima a la confluencia son las matemáticas. Podemos, Més y asociados buscan sumar votos para sumar diputados. La diferentes opciones juntas sumaron el pasado 20 de diciembre en Baleares más de 150 mil votos. Con ellos superarían al PP y serían la fuerza más votada del archipiélago. Además, d’Hont les daría 3 diputados, los mismos que los populares y el triple que el PSIB, al que dejarían con uno. Los socialistas serían, a priori, los grandes perjudicados de la operación. No obstante, la fórmula probablemente sea más compleja que una simple suma. Atentos también a restas y divisiones.

Més, con la confluencia, buscaría obtener su tan ansiado escaño. Ese que va a conseguir en todas las generales pero que todavía no conoce. A sabiendas que intentándolo solos de nuevo sería complicado, la confluencia es su única oportunidad. Si la aportación de los econacionalistas a la coalición sería que Podemos lograría su tercer diputado, lo lógico sería que les correspondiera a ellos. Sin embargo, ni unos ni otros lo ven tan claro. Podemos les ofrece el cuarto puesto mientras ellos piden el segundo. Con Juan Pedro Yllanes de cabeza de cartel y con las listas cremallera, el puesto que pide Més sería para una mujer. Tal vez para la propia lideresa del PSM, Bel Busquet. Sería la oportunidad de darle visibilidad. Pero también puede que los econacionalistas pidan ese segundo puesto al no ver garantizado el tercer escaño. Por lo mismo, Podemos no les estaría dando ese segundo lugar en las listas.

La mayoría de las encuestas coinciden en que el 26-J Podemos retrocedería y sólo la unión con Izquierda Unida les evitaría la caída e incluso les daría opciones a superar al PSOE. En Baleares, no parece que Esquerra Unida esté en condiciones de salvarle los muebles a Podemos. Por eso, en el archipiélago, Podem busca que sea Més quien maquille sus resultados. Según la última encuesta del CIS, uno de cada tres votantes de Pablo Iglesias no le votará en la próxima cita electoral. En Baleares eso supondría entorno a 35.000 votos menos, que son, precisamente, los que puede aportarle Més. Pero como mucho. ¿Cuántos votantes del PSM aceptarán votar a un partido de ámbito estatal como es Podemos?¿Cómo llegará Més a su electorado más clásico en una campaña en la que no podrá alardear de no depender de Madrid? Parece claro que el resultado de la suma de los 111.000 votos de Podemos, de los 34.000 de Més y de los 10.000 de Esquerra Unida no será 155.000. Y con d’Hont, aún subiendo significativamente de esos 111.000 votos, si el PSOE no retrocede, puede que la coalición no consiga ni un diputado más.

En la compleja fórmula, como si de calcular el área de una circunferencia se tratara, intervendrá también el Pi. Los de Jaume Font, que no hace tanto tenían por principal objetivo lograr una voz en Madrid, han decidido tirar la toalla. El pobler se une al socialista Ramón Socías como víctimas de la falta de acuerdo para formar gobierno mientras los auténticos responsables volverán a ocupar la misma posición de sus listas. El Pi, que ya vio como gran parte de su electorado de las autonómicas marchaba al PP en las generales, podrá comprobar ahora a dónde va a parar su votante más fiel. Si se decantan por Mateo Isern, quizás el objetivo de Podemos, Més y asociados de superar al PP quede aún más lejos.

Pero quién sabe: la política nunca fue una ciencia exacta.

Anuncios

3 comentarios en “Confluir: la fórmula inexacta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s