Podemos acepta Més como animal de compañía

CiMQTS_WEAAo2Vx
Isern, el candidato que había recuperado 20.000 votos para el PP, lo deja esgrimiendo motivos personales y retando a la hemeroteca al asegurar que no saldrá salpicado por ninguna otra cuestión

Los ciudadanos de Baleares deberían estar preocupados al saber que hay asuntos de gran transcendencia para la comunidad que dependen de la capacidad negociadora de miembros de Més. Tras haber entregado sin lucha la presidencia del Govern siendo imprescindibles y con el mejor resultado de su historia, no había grandes esperanzas para los econacionalistas en la negociación de la confluencia con Podemos, ese partido que se adjudica la mitad de los ministerios del Gobierno para empezar a negociarlo. Finalmente, Més aspira a tener durante dos años un diputado en el Congreso. Es decir: de partida aspira –el tercer escaño es sólo una aspiración– a la mitad de lo que habría aspirado en solitario.

El razonamiento derrotista de los econacionalistas para haber dejado a Podemos tomar las riendas de la negociación es que, a tenor de los resultados de diciembre, solos no hubieran tenido posibilidades de tener un diputado. Por eso, medio les basta. Sin embargo, si bien es cierto que la cosa estaba cruda para que Podemos les cediera el segundo puesto, con el que Més sí habría garantizado su entrada, para el tercer lugar los econacionalistas no partían con posición de desventaja en la negociación: era tan imposible para Podemos obtener un tercer diputado sin Més como para Més obtener un diputado sin Podemos. Los de Jarabo han hecho creer que la negociación debía estar entre el tercero o el cuarto para dar el tres y medio, cuando la negociación debía estar entre el segundo o el tercero. Provocando carcajadas la posibilidad del cuarto diputado, la negociación fratricida, que ha convertido a Més en “animal de compañía” de Podemos –Alberto Jarabo dixit-, multiplica la fuga de votos de la inexacta fórmula de la confluencia y complica la ya ardua labor de que Units Podem Més consiga tres diputados.

Frente a la debilidad con la que parte la principal candidatura competidora del PP para lograr ser la primera fuerza en el archipiélago, el PP podría respirar tranquilo. Sin embargo, la retirada de Mateo Isern, el candidato que había recuperado 20.000 votantes para los populares, complica las cosas. El exalcalde de Palma lo deja esgrimiendo motivos personales y retando a la hemeroteca al asegurar que no saldrá salpicado por ninguna otra cuestión. Isern se va, pero el medio número 3 de Units Podem Més, Toni Verger, demuestra que se puede dejar y volver a la política las veces que a uno se le antoje. Los nombres que han sonado y suenan para su relevo confirman que una parte importante de los populares de Baleares no han entendido lo que implica la regeneración. Por un lado, María Salom, la mujer que abrió la cuenta bancaria en la que se ingresó el soborno por el que tuvo que dimitir el expresidente balear Gabriel Cañellas; y por otro, Pere Rotger, el hombre que tras dimitir como presidente del Parlament siguió cobrando más de dos años como diputado sin presentar ni una sola iniciativa.

Con la abominación hacia las cuotas y el entusiasmo por la meritocracia que siempre han predicado los populares y en vistas de la división existente en Mallorca para colocar un nuevo cabeza de cartel, habrá que preguntarse por qué el PP no corre lista y deja al número dos de la candidatura y exconseller de Hacienda, José Vicente Marí, en el número uno. Al fin y al cabo, la circunscripción es de todo el archipiélago y que un ibicenco encabece una candidatura no traumatizaría a ningún votante mallorquín.

Tampoco ha apostado por correr lista y dejar un ibicenco, ibicenca en este caso, de número uno, la presidenta Francina Armengol, que ha tenido menos problemas para confeccionar la lista del PSOE en Baleares: ni negociaciones, ni divisiones. Ha bastado su dedo para señalar al que será su candidato. Y lo ha encontrado sin salir del Consolat: Pere Joan Pons, hasta ahora jefe de gabinete de la presidenta. Tampoco debía suponer un quebradero de cabeza, ya que, presente a quien presente, los socialistas obtendrán los mismos votos en Baleares. Y eso que sólo su segundo escaño, junto al del segundo senador popular, es el que está en juego.

Anuncios

Un comentario en “Podemos acepta Més como animal de compañía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s