5 claves del 26-J en Baleares

CibqU5dWgAQxVXw
Units Podem Més es el cambio de mayor calado en la oferta electoral del 26J en Baleares. Donde el 20-D había tres candidaturas, ahora habrá sólo una. @mespermallorca

Después de dos semanas movidas, convulsas y de incógnitas por despejar en los partidos de Baleares, la carrera hacía el 26J, ya ha tomado forma. Aunque pasados seis meses lo previsible serían pocos cambios en el reparto de diputados, varios factores dan vida a la contienda y, al menos, un diputado queda en el aire.

1. La salida de Mateu Isern. En apenas un año se habrán presentado a las elecciones hasta tres PP diferentes. En cada comicio desde las autónomicas, los populares han presentado una apuesta diferente: en mayo, el PP de Bauzá, con él mismo a la cabeza; en diciembre, el PP de Company, con Isern de candidato; y, ahora, el PP de Génova, con Teresa Palmer como candidata colocada por Madrid para evitar el cuerpo a cuerpo entre las familias populares. El 20-D, con Isern, el PP salvó los muebles recuperando 20.000 votos y consiguiendo 3 diputados -dos menos que en 2015 pero uno más que los peores pronósticos-. El 26J, con la primera plaza muy disputada, la salida del exalcalde puede acabar resultando clave.

2. La confluencia. Units Podem Més es el cambio de mayor calado en la oferta electoral de los próximos comicios en Baleares. Donde el 20-D había tres candidaturas, ahora habrá una. La coalición de Podemos con Izquierda Unida y, en especial, con Més, busca sumar votos para superar al PP y conseguir un tercer diputado, que podría acabar perdiendo el PSIB. Sin embargo, con la pérdida de votos que auguran algunas encuestas a Podemos, la poca fuerza de Izquierda Unida en Baleares y el descontento de parte del electorado de Més por la confluencia, el resultado de la fórmula no será equivalente al de una simple suma.

3. El residuo nacionalista. El comportamiento del voto nacionalista volverá a ser clave. Ya lo fue en diciembre cuando la mitad de los más de 60.000 votos que había obtenido Més en las autonómicas marcharon a Podemos. El 26J la cosa estará en manos de la mitad que permaneció fiel a los econacionalistas. El número de ellos que decida descolgarse del partido por confluir con un partido “de obediencia estatal” y tras una desequilibrada negociación será decisivo a la hora de que Units Podem Més obtenga o no su tercer diputado. La aparición de una alternativa para ellos como Sobiranía per les Illes complica las cosas a la confluencia.

4. La ausencia de El Pi. El discurso que adoptará Sobiranía per les Illes de ser la única candidatura que dependa únicamente de Baleares podría haber sido también el de El Pi. Sin embargo, el partido de Jaume Font, que sí compitió en diciembre, ha decidido no concurrir en estas elecciones. En aquel momento de los 34.000 votos que había conseguido en mayo, sólo consiguió retener a poco más de 10.000. Ahora, huérfanos de candidatura habrá que ver a dónde van a parar esos votos, suficientes para adjudicar un diputado a la candidatura en la que recaigan.

5. La abstención. Sin embargo, más allá de los movimientos y trasvase de electores, el factor clave para las próximas elecciones será la abstención. Al hecho de que se acuda a votar por segunda vez en medio año y tras el fracaso de formar gobierno, hay que añadir que se estará votando a las puertas del verano. Con ello, otra clave será la fidelidad del votante de cada partido. Ahí, a priori, quien más puede salir beneficiado de ello son PP y PSIB, mientras que, por contra, Podemos y Ciudadanos, pueden ser los más perjudicados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s