Que los planes salgan bien

Vídeo difundido por Podemos en las redes sociales

En su visita a Palma, Pablo Iglesias subió al escenario del Parc de la Riera acompañado por la música del Equipo A. Al líder de Podemos, como a Hannibal, líder del comando, le encanta que los planes salgan bien. Hoy, está a un paso de conseguirlo. A tenor de las encuestas, nadie ha manejado mejor los resultados del pasado diciembre y esta misma noche puede triunfar.

Hay una cosa bastante clara: no será hoy cuando consiga la presidencia del Gobierno. Queda claro que no tendrá mayoría suficiente como para poder ir sólo y es evidente, hoy por hoy, que el PSOE no se avendría a investirlo presidente. Sin embargo, conseguir el tan ansiado sorpasso sería su triunfo. Además de conseguir colocarse como la alternativa al PP, condenaría a los socialistas: los obligaría a elegir entre investirle a él y convertirse en una pieza prescindible del tablero o dejar gobernar al PP e iniciar el camino de la pasokización. Si la polarización ha sido un difícil obstáculo para el PSOE en esta campaña y sólo en base a encuestas, es fácil imaginar cómo sería para los socialistas la campaña, una vez divididos y desplazados a tercera fuerza, en unas terceras elecciones. Pablo Iglesias se garantizaría no ser presidente hoy, pero sí en próximos comicios.

El líder de Podemos llegó a la campaña de diciembre desgastado, desdibujado y eclipsado ante la aparición de Ciudadanos. Además de haber dejado de ser la novedad y de haber perdido el protagonismo mediático, el debate político se había centrado en las propuestas concretas y ahí la formación anticapitalista se sentía más incómoda que en el debate del balance del bipartidismo que tan bien había sabido manejar. Desde el debate a cuatro cambiaron la tendencia y lograron convencer de una posible remontada que a últimas horas les llegó a hacer creer en la épica. Quedaron en tercera posición, pero con un resultado mejor de lo esperado y que han sabido gestionar con astucia.

El tacticismo ha funcionado. A base de exigencias -referéndum en Cataluña, vicepresidencias, ministerios y dejar a Ciudadanos fuera de cualquier pacto- condenaron al fracaso la investidura de Sánchez como presidente del Gobierno y colaboraron como nadie para la repetición de las elecciones. En la manga estaba sumar el millón de votos de Izquierda Unida para culminar la remontada iniciada y en la prórroga conseguir la victoria en el duelo contra el PSOE.

Todas las encuestas hasta hoy coinciden en que Podemos, con sus alianzas por todo el país, superará al PSOE en votos. Ya lo hizo en diciembre presentándose por separado. Sin embargo, el sorpasso necesario para el plan de Iglesias es el que parece estar en juego. En el juego de la política parlamentaria los escaños son lo importante. Si Pedro Sánchez consiguiera más escaños, el plan de Iglesias fracasaría. El candidato socialista estaría en condiciones de pedir de nuevo el apoyo a su investidura a Podemos, que a lo largo de la campaña ha anunciado su mano tendida a los socialistas, a los que ha llegado ha advertir que no son adversarios. Volveriamos a estar como hace tres meses. Pero lo peor para Podemos sería no avanzar hacia un nuevo bipartidismo. Sin duda, es la gran batalla de hoy. Lo que está en juego es que a Iglesias, los planes, le salgan bien…o no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s