You know nothing, Sánchez

 *Contiene spoilers de Juego de Tronos hasta el final de la quinta temporada

Captura de pantalla 2016-10-02 a la(s) 00.03.07.png

-Pedro, ¡han encontrado a Pablo! Dice que tiene los apoyos para una mayoría alternativa
-¿Seguro que es él? ¡Voy!

-¿Traidor?
-Por la guardia
-Por la guardia
-Por la guardia
-Por la guardia
-Por la guardia
-Por la guardia

Así, 132 veces.

La analogía entre Pedro Sánchez y Jon Nieve es casi perfecta. Como el hijo bastardo de Ned Stark, Sánchez fue elegido como líder del muro. El PSOE era el Muro de Hielo de George R. Martin: el único dique de contención de un enemigo cada vez más poderoso. Los salvajes de Mance Rayder a los que debía combatir Pedro Sánchez son Podemos. Sin embargo, después de resistir los envites de los de Pablo Iglesias en las dos últimas elecciones, el hasta ayer secretario general de los socialistas, como Nieve, cayó en la cuenta de que podían aliarse para detener a un enemigo mayor. Y, no obstante, apaciguar y unir a los salvajes al Castillo Negro y, con ello, salvar la Guardia de la Noche.

La estrategia a largo plazo es difícil de entender. Pero evitar a toda costa dejar gobernar al PP era la única vía de supervivencia del PSOE, a recordar, el único muro de contención de Podemos. Pedro Sánchez, como John Nieve al final de la quinta temporada de Juego de Tronos, es traicionado por algunos de su propia guarda, que no dudan en acabar con él por esa “traición”, con ese “por la guardia” a cada puñalada clavada. Ese es el episodio de ayer. El de la dimisión de Sánchez y Susana Díaz convertida en el comandante Allister Thorne. Igual que en la serie, la forma de morir del aburrido e insulso personaje acaba generando empatía en el espectador, que sólo espera que vuelva a la vida.

Ahí aparece la presidenta del Govern, Francina Armengol. La entrada en Ferraz de la única baronesa fiel al grito de “ánimo compañera” la convierten en Melisandre, la Bruja Roja. Cuando la sacerdotisa consejera de Stannis Baratheon llega al Castillo Negro lo hace después de verse como todas sus profecías han fallado y sin ninguna confianza en su poder. Pero el espectador no lo ve así, sino como la única esperanza de John Nieve. Armengol llega igual, con su Pacto habiendo mostrado su debilidad: con el caso Bachiller, la división con sus aliados en el Debate de la Comunidad o la ejecución en la Abogacía de la Comunidad, como principales síntomas. Pero ahí está la única fiel a Sánchez. Y a estas alturas del paralelismo, qué duda cabe que Miquel Iceta es el fiel Samwell Tarly. 

Un año, dos elecciones, dos investiduras fallidas y la implosión de un partido para que siga siendo presidente Mariano Rajoy. El PP ha derribado primero a Ciudadanos y ahora al PSOE, los dos únicos muros de contención de Podemos. Pero con Sánchez tendido en el suelo sobre su propia sangre, cabe darse cuenta que una vez el PSOE deje gobernar al PP, el exsecretario general de los socialistas será el candidato a batir en las primarias a las que ya ha anunciado que se presentará y que tendrán que tener lugar más tarde o más temprano. Y ya se sabe: en el Juego de Tronos, o ganas o mueres.

Anuncios

Un comentario en “You know nothing, Sánchez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s