És que és es colmo!

vicepresident-Biel-Barcelo-minuts-compareixenca_1625247639_33148425_4000x2666.jpg
Més asume más de lo que su susceptible aura puede cargar. Foto. I. Buj

“En realitat, guanyam sempre”, avisaba en el vídeo de campaña de Més su estratega electoral, Jaume Gatau, ahora expulsado del partido. Nadie sabía en cuánto se cifraba esa ganancia. El spot, en el que se trata de responder al votante por qué votar Més, será insuficiente para mantener el apoyo que consiguió Més de la mano de su ahora “indigno” jefe de campaña.

Los econacionalistas se deshacen de su gurú señalándolo como el cerebro de una trama de la que sus conselleres han sido ingenuas víctimas. “La trama de Més”, acuñada por el PP, es confirmada por el partido de las alfabagueres, que vende a su asesor como extractor de fondos públicos. Así, el relato del partido es que un pillo sedujo a los consellers ante la incompetencia de la consellera de Transparencia y, de ahí, las dos cabezas entregadas en el altar de la purificación. Garau es el elocuente Urdangarín sin parentesco real que encandila a los gestores públicos logrando 154.000 euros para resolver “necesidades” -según se aferran en Més- como la curolla que quita el sueño a cualquiera de descubrir el perfil del espectador de la Orquestra Simfònica.

Los diversos contratos a dedo de las consellerias de Més a su estratega electoral, con fraccionamiento incluido, ponen con los pies en el suelo a un partido que se pensaba por encima del bien y del mal. Mientras el portavoz del partido, David Abril, busca responsables por las Autopistas de Ibiza en el Parlament, sus cargos en el Govern riegan alegremente a su amigo: un golpe de realidad para el partido que ante la corrupción pronunció el famoso ‘és que és es colmo!’.

“Poco estético”, “poco ético”, “error político” e incluso “errores administrativos”: Més asume más de lo que su susceptible aura puede cargar y Més per Menorca gruñe porque se va a quedar sin su cuota de sillas en el Govern -un triste retrato del partido menorquín-. Queda claro: Més per Menorca se va antes de que le echen. Entre los contratos a dedo de unos y la pataleta por la silla de otros, Més acaba exhibiendo los peores males de la política. “No somos el PP en 2007”, es la respuesta extrema que nunca pensó tener que dar la portavoz de Més, Bel Busquets.

És que és es colmo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s