El Rey en el Norte

*Contiene spoilers de Juego de Tronos hasta el final de la sexta temporada

Captura de pantalla 2017-05-22 a la(s) 03.13.57

Sigamos con la analogía. Dejamos a Pedro Sánchez tumbado en el suelo sobre su propia sangre tras haber sido apuñalado 132 veces ‘por la guardia’. Susana Díaz traicionaba a su líder por querer pactar con los salvajes podemitas que el muro del PSOE había tratado de frenar. En el castillo negro de Ferraz y al grito de ‘ánimo compañera’ entraba la bruja roja Francina Armengol. La muerte de Sánchez daba interés a un personaje aburrido e insulso, que acababa generando empatía en un espectador, quien por su parte empezaba a esperar que volviera a la vida.

El destino de Sánchez ha seguido ligado al de John Nieve. Como el hijo bastardo de Ned Stark, ha llegado la resurrección. Con la bruja roja Armengol a punto de tirar la toalla por él, Sánchez se levanta a minutos de ser enviado a la pirra y ahora quienes miran incrédulos fueron quienes antes le apuñalaron. Susana Díaz, la candidata que pidió hacer ganar a un proyecto por la única razón de ser ganador, pierde. No pierde una vez, pierde 16 veces. Una por cada comunidad en la que ha sido batida. Dos años cuestionando el liderazgo interno de Sánchez para acabar cayendo en la cuenta que era ella la que no tenía la más mínima influencia lejos de los muros de su comunidad.

La vuelta a la vida de Sánchez, como la del hijo bastardo de Ned Stark, devuelven un hilo argumentativo y construyen un relato que camina hacia la épica. Solo este relato permite al PSOE deshacer su giro a la derecha que representó la abstención al PP y que tanto ha castigado a los socialdemócratas en el resto de Europa. Con su resurrección, John abandona el Castillo Negro y pone rumbo a Invernalia. Sánchez hace lo mismo y ya mira a la Moncloa. Ahora, Rajoy está en manos del diputado canario Pedro Quevedo, quien se presentó en coalición con el PSOE y que votó dos veces por la investidura de Sánchez. Pablo Iglesias tendrá la oportunidad de demostrar de nuevo que su ego no es el obstáculo para una alternativa a Rajoy. Pero esto son acontecimientos que todavía están por llegar.

Armengol apoyó a Rubalcaba frente a Chacón y ganó. Apoyó a Sánchez frente a Madina y ganó. Apoyó a Sánchez frente a Díaz y ha vuelto a ganar. Lejos del poder del Dios de la luz, la bruja roja del socialismo español vuelve a tomar un papel destacado. Había dos baronesas en el PSOE y solo una gana.

La militancia del PSOE ha devuelto el liderazgo a Sánchez. Gana en todas las autonomías salvo en Andalucía y Euskadi, siendo esta última una de las federaciones que ya le apoyo hasta el final. Solo el sur se resiste al nuevo reinado de Sánchez. Como John Nieve, los socialista le proclaman Rey en el Norte.

Anuncios

Un comentario en “El Rey en el Norte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s