Desequilibrados

1501655183797.jpg
Protesta de Arran en el Moll Vell de Palma.

El equilibrio entre el éxito turístico y la sostenibilidad camina sobre un fino alambre. Desde el pasado verano, cuando la saturación empezó a desequilibrar el contrapeso, Baleares ha caminado sobre él. El vicepresidente y conseller de Turismo, Biel Barceló, ha sido el funambulista que ha tratado de mantener el equilibrio. Zarandeado, ha caído y ya no camina sobre el alambre, sino que cuelga de él. Los nuevos récords turísticos, la ley clave definida como Frankenstein y los chavales de Arran apuntados a una fiesta en la que hasta los turistas se manifiestan dejan las islas al borde de caer al vacío. Hemos perdido el equilibrio.

La ley para regular el alquiler turístico ha dejado varias cosas claras: una vez más, la capacidad de la presidenta, Francina Armengol, de esquivar los incendios de su Pacto. El alivio que ha supuesto para el PP afrontar este debate desde la oposición. Que Més está llamado a ser el pupas de esta legislatura. Que Ciudadanos no sabe hacer valer sus escaños en Baleares. Que el Pi siempre tiene razón. Y que Podemos no tiene la solvencia exigible para un partido que aspiró a gobernar. La enésima amenaza de la formación morada fue en serio. PSIB y Més volvieron a tomársela de farol y rechazaron la oportunidad que, una vez más, les dio el Pi con la solicitud de informe al Consultiu. En su intentona por prohibirlo todo, Podemos dio vía libre a toda la oferta al dejar en el limbo las sanciones. Una pifia legislativa que ha tenido que ser resuelta por la fórmula del decreto ley denostada por la izquierda y de la que Podemos ni ha amagado con reconocer su error. Tuvo que hacerlo Barceló.

Sin embargo, al final la ley se asemeja más a la voluntad de Podemos que a la de PSIB o Més. Durante un año todo el alquiler turístico en pisos estará prohibido y, transcurrido ese tiempo, se permitirá sólo al que se sitúe más allá de la vía de cintura. Mientras los especuladores han seguido con atención el proceso y corren a retirar su oferta, es la propietaria del 3ºB, a quien su nieto le puso en AirBnb el 3ºA como complemento a su pensión, la que se enfrenta a sanciones de hasta 40.000 euros. A excepción de chalets y entre medianeras, los hoteleros conservarán el monopolio de la riqueza generada por el turismo que prometían repartir todos los programas electorales. A falta de comprobar el impacto de la nueva ley en el mercado de la vivienda, la regulación inteligente que debía hacer más atractivo el alquilar a residentes, simplemente no está.

Por suerte, dos años después de haberse abierto el debate sobre el turismo, llega Arran para poner el tema sobre la mesa. Bienvenidos. Si uno cena tranquilamente durante sus vacaciones en la terraza de un restaurante y le molestan con confeti y bengalas, lo que menos reprochará será la impuntualidad. Su torpeza, una vez más incapaz de acertar en el objetivo de sus acciones, permite un debate maniqueo entre turismofobia y turismofilia. El simplismo de quien se pone las manos a la cabeza mirando el dedo en lugar de a la luna solo es equiparable al simplismo del discurso de los promotores de la protesta. Responsabilizar al turismo en solitario de la falta de vivienda, de la precariedad laboral o de la destrucción del territorio convierte en pobre la tardía aportación.

Cuatro gotas y el automático colapso de Palma es más efectivo que el despliegue de Arran para que residentes y turistas sean conscientes de la situación. El Govern pone un techo turístico que ya se ha sobrepasado. Mallorca camina sobre un fino alambre. Ahora, estamos desequilibrados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s